Los extraños terremotos en Texas se deberían al fracking

Cambio Climático y Desastres

Por Sophimania Redacción
27 de Noviembre de 2017 a las 12:12
Compartir Twittear Compartir
Los extraños terremotos en Texas se deberían al fracking
El fracking estaría causando pequeños terremotos en Texas. Foto: Getty

Desde el 2008 una extraña cantidad de terremotos ha estado azotando el estado de Texas (15 en total); y de acuerdo a los expertos la causa podría ser la actividad humana. Durante ese periodo habido un aumento en la extracción de gas natural, incluido el fracking, el cual produce una gran cantidad de aguas residuales.

El problema con las aguas residuales es que cuando llegan a las fallas latentes, la presión del agua empuja las antiguas grietas, liberando el estrés tectónico reprimido y causando que la tierra tiemble.

Sin embargo, debido a lo poco estudiados que son los terremotos ha sido todo un reto intentar identificar el origen de los mismos en Texas. "Ha sido un período crítico para los científicos", dijo Maria Beatrice Magnani, que estudia los terremotos en la Universidad Metodista del Sur en Dallas. Junto con un equipo de investigadores del Servicio Geológico de los EE. UU., Magnani, autor de un nuevo informe publicado en la revista Science Advances, intentó identificar mejor qué ha estado causando la erupción de los temblores en Texas.

Un conjunto de terremotos alrededor de un proyecto de perforación puede, en el mejor de los casos, sugerir una relación. "El enfoque principal ha sido correlacionar la ubicación con la actividad humana", dijo Michael Blanpied, geofísico de USGS y coautor del nuevo estudio.

Los autores del estudio adoptaron un enfoque diferente en el nuevo trabajo: buscaban las fallas deformadas debajo de Texas. "Esta técnica se llama imagen de reflexión sísmica de alta resolución", dijo Magnani. La reflexión sísmica es la misma herramienta que permite a los extractores encontrar depósitos de petróleo y gas en estructuras subterráneas.

Para recopilar datos de reflexión sísmica, una onda generada artificialmente ondula a través del suelo y se refleja de nuevo en la superficie, como el sonar de un submarino. El resultado es "un parecido a un ultrasonido", explica Magnani.

Los científicos compararon la tierra de Texas con Mississippi, otra región sísmicamente activa que, como Texas, no está cerca de un borde turbulento de una placa tectónica. A diferencia de Texas, sin embargo, el norte de Mississippi tiene una historia mucho más larga de terremotos registrados, que se remonta a principios de 1800.

terremoto_mapa.jpg
La cantidad de sismos mayores 3 grados en la escala de Richter creció abruptamente desde el 2008. Fuente: USGS

Un ultrasonido subterráneo reveló que, debajo de Texas, los signos más recientes de fallas activas se encontraban en una capa geológica de 300 millones de años. Todas las capas más jóvenes encima de ella eran estables. "Todo el desplazamiento se detuvo en una capa que tiene 300 millones de años", dijo Magnani. "La falla no se movió después de que se depositó esa capa". Por otro lado, en la región de Mississippi, la roca contó una historia de actividad continua de fallas, intacta en los últimos 65 millones de años.

Dada la falta de fallas en los 300 millones de años de historia más recientes de Texas, no se conoce ningún proceso geológico que pueda explicar los sismos de los últimos años. "No hay otra explicación", excepto que estos terremotos son causados ​​por la actividad humana, dijo Magnani. El estudio está en línea con lo que otros expertos en terremotos habían supuesto con diferentes análisis.

"Esta es una contribución histórica en la cuestión de si los terremotos de la cuenca de Fort Worth son hechos por el hombre", dijo Cliff Frohlich, un geofísico de la Universidad de Texas, Austin, que no participó en el estudio. Frohlich dijo que esta investigación elimina la posibilidad, a veces planteada por la industria del petróleo y el gas, de que los terremotos de Texas sean parte de un ciclo natural de fallas que se despiertan cada pocos miles o millones de años.

Los datos del análisis sísmico proporcionan un poderoso argumento "de que estos terremotos son algo nuevo y diferente", dijo Frohlich, actividad que surge de la inyección de aguas residuales en las profundidades del zócalo.

Este trabajo, el primero en su tipo, servirá como base para otras investigaciones y eventualmente podría ayudar a las autoridades a crear mejores leyes. “Cualquier proceso regulatorio exitoso”, dijo Magnani, “requerirá una comprensión de los procesos físicos que desencadenan los terremotos producidos por el hombre”.

 

FUENTES: THE WASHINGTON POST, SCIENCEALERT


Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania.


#sismo #terremoto #fracking #texas
Compartir Twittear Compartir