Última oportunidad: Cumbre por el Cambio Climático busca salvar el planeta

Cambio Climático y Desastres

Por Sophimania Redacción
10 de Noviembre de 2015 a las 09:20
Compartir Twittear Compartir
Última oportunidad: Cumbre por el Cambio Climático busca salvar el planeta

Los principales líderes del planeta se alistan para una cumbre que empieza el 30 de noviembre en París, en la que 195 países tratarán de cerrar un acuerdo global contra el cambio climático.

 

Tras 20 reuniones anuales de este tipo, convocadas bajo el paraguas de la ONU, hay esperanzas en que en la cumbre de la capital francesa se cierre por fin un acuerdo global que comprometa a todos. "No vamos a evitar el cambio climático", advierte Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La enorme cantidad de gases de efecto invernadero hace irreversible el calentamiento. De lo que se trata ahora es de mitigar el problema y adaptarse.

 

156 países ya han registrado sus aportaciones para reducir las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero, que se generan por la quema de combustibles fósiles en la industria y el transporte y la actividad agrícola. El alto nivel de compromisos nacionales es la buena noticia. La mala, que "no son suficientes". Los científicos han fijado un tope: que a final de este siglo el aumento de la temperatura no supere los dos grados respecto a los niveles preindustriales. La proyección de los compromisos nacionales presentados haría que en 2100 la temperatura creciera, según la ONU, unos tres grados.

 

Euronews

 

 

Los compromisos nacionales fijan metas para 2025 y 2030. La idea que apadrina la Unión Europea, y que acepta China, es que esas aportaciones sean revisadas cada cinco años. De esta forma, se incrementarían los esfuerzos para cumplir con la meta de los dos grados, que implica un balance neutro de emisiones a final de siglo.

 

Será un proceso de transformación con ganadores y perdedores. Entre los perdedores estarán empresas y accionistas cuyas inversiones están basadas en los combustibles fósiles. Pero se abren nuevas formas de negocio. Un informe del Instituto para los Recursos Sostenibles de Reino Unido establecía que, para cumplir con la meta de los dos grados, se necesitaría dejar bajo tierra un tercio de las reservas mundiales ya conocidas de petróleo, la mitad del gas y el 80% del carbón. Y esas reservas figuran en los balances de las grandes compañías energéticas.  Uno de los retos está en que el pacto sea legalmente vinculante. Eso sí, las sanciones se han descartado.

 

Existe el compromiso de llegar a 100.000 millones de dólares anuales para un Fondo Verde a partir de 2020, que tendrían que aportar los Estados y entidades privadas, como los bancos nacionales. Pero ¿qué Estados deben contribuir? En teoría, solo los llamados países desarrollados. Sobre la mesa de negociación también estará la importancia de un sistema de revisión transparente y homogénea de los compromisos de reducción de emisiones. También la transferencia de tecnología que países como India reclaman y que podría suponer conflictos con los derechos de propiedad intelectual.

 

Sin embargo, cualquier país puede bloquear el acuerdo, pero sería una enorme irresponsabilidad. Es el mayor reto de la humanidad y tendría un coste político tremendo.

 

 

FUENTE: El País


Compartir Twittear Compartir