Científicos convierten plástico en combustible líquido

Contaminación y Salud Ambiental

Por Sophimania Redacción
20 de Junio de 2016 a las 15:43
Compartir Twittear Compartir
Científicos convierten plástico en combustible líquido
Internet

Científicos de la Universidad de California han logrado convertir residuos plásticos en combustible líquido. La técnica permite romper el polietileno, el plástico más abundante en el mundo. Alrededor de 100 millones de toneladas de esta materia se producen cada año. Para el año 2050, se estima que habrá más plástico que peces en los océanos.

La solución es bastante simple: necesitamos para convertir los residuos de plástico en una mercancía que la gente pueda utilizar, y teniendo en cuenta el hidrógeno y el carbono que componen el polietileno, el combustible de hidrocarburo líquido es la opción obvia. El estudio se publica en Science Advances.

Sin tratamiento, el polietileno se mantiene intacto en su estado actual, gracias a los enlaces atómicos individuales increíblemente estables que le dan su estructura. Si se calienta se puede alterar pero no de una manera práctica. "Si se intenta calentar a más de 400 grados centígrados (que algunos métodos hacen), se colapsan en todo tipo de combinaciones, lo que resulta en una mezcla desordenada de gas, petróleo, cera y carbón de leña que no es especialmente útil", explica Amina Khan de LA Times.

En este caso, el proceso utiliza catalizadores químicos que normalmente se utilizan para producir polímeros, pero en este caso se utilizan para descomponerlos. El primer catalizador separa los átomos de hidrógeno de los átomos de carbono, lo que provoca que los átomos de carbono formen enlaces entre sí.

Estos átomos de carbono unidos forman bonos dobles, en lugar de individuales, por lo que un segundo catalizador puede entrar y romper. Los átomos de hidrógeno separados se introducen de nuevo en la mezcla, y el proceso se repite un número de veces. Todo esto permite que el equipo cambie con cuidado y poco a poco la estructura del polietileno ya sea en un combustible diesel o una cera que se puede utilizar para fines industriales.

Debido a que el proceso requiere calentamiento a alrededor de 175 grados Celsius en lugar de 400 grados para romper el plástico, utiliza mucha menos energía que técnicas similares. Sin embargo, las desventajas son que el proceso es lento (toma alrededor de cuatro días para completar) y los catalizadores son caros de usar. Igual es un gran avance y estamos atentos a lo que se viene con esta nueva tecnología.

 

FUENTE: Science Alert


#plastico #contaminacion
Compartir Twittear Compartir