Día de la Tierra: Islas de desechos plásticos flotan en nuestros océanos

Contaminación y Salud Ambiental

Por Sophimania Redacción
22 de Abril de 2014 a las 18:37
Compartir Twittear Compartir
Día de la Tierra: Islas de desechos plásticos flotan en nuestros océanos

En la superficie de una desolada parte del Océano Pacífico, flotan miles de millones de pequeñas piezas de plástico en un remolino, formando lo que se ha llamado el octavo continente.

Hay 18 millones de toneladas de plástico en el Océano Pacífico, que forman una isla que mide alrededor de 1 400 kilómetros de largo. Es la concentración más grande de basura y es aproximadamente del tamaño de Texas, en EE.UU. De hecho son dos grandes bloques de plástico que navegan en el océano. El otro bloque está en el Atlántico Norte a  kilómetros de las Bermudas y se estima de cientos de kilómetros de largo. 

Los residuos plásticos de las ciudades se quedan atrapados en alguno de los cinco giros oceánicos (red mundial de las corrientes superficiales creadas por los patrones de viento de la Tierra y el giro del planeta). Según Tracy Mincer, geoquímico de la Institución Oceanográfica Woods Hole, que estudia las propiedades de esta mancha de basura, una botella de plástico se tarda alrededor de seis semanas para hacer su camino por la costa este de los EE.UU. hasta el centro de un giro .

Es un fenómeno que no existía hasta la década de 1970, que es cuando la espuma de poliestireno empezó a aparecer en masa. Una serie de otros artículos de plástico se unió, tanto es así que en 2012 los científicos anunciaron que la cantidad de plástico en el océano había crecido 100 veces en cuatro décadas. El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha calculado que ahora se puede encontrar alrededor de 46.000 piezas de plástico en cada kilómetro cuadrado de mar.

 

 

basura mapa

Masas de basura del Atlántico y el Pacífico. Foto: Internet

 

 

Plásticos densos que se encuentran en botellas, como el poliéster, se hunden hasta el fondo del océano después de que el tiempo y la oxidación del sol los separan. Los científicos tienen muy poco conocimiento de lo que ocurre con estos trozos de plástico una vez que descienden. Se estima que, para todo el plástico que se puede observar en la parte superior del océano, hay 10 veces más en la parte inferior.

 

El peligro de los animales

Las partículas de plástico flotante pueden ser confundidos con el zooplancton (uno de los principales alimentos de la caena alimenticia marina, por lo cual es consumido muchas veces accidentalmente por las medusas. Además, las medusas se comen las toxinas que contienen los plásticos, y a su vez, los peces grandes se comen a las medusas. Muchos de esos peces serán pescados para consumo humano, resultando así en una ingestión humana de dichas toxinas.

Se sabe también que en algunos de los desechos de larga duración terminan en los estómagos de las aves marinas y animales del mar, incluyendo tortugas del océano y albatros de patas negras, siendo estas partículas un riesgo para la vida marina. Incluidas las aves que pueden confundir estos restos plásticos con alimentos.

Se estima que aproximadamente un millón de aves marinas y cien mil mamíferos marinos mueren a causa de la ingesta de plásticos cada año. En un estudio realizado en el Pacífico Norte, a ocho de ada once aves muertas Se les halló plásticos en el estómago.

 

 basura asco

Los parches están instigando una nueva ruta evolutiva para los microbios. Foto: Internet

 

 

La Naturaleza se adapta hasta a los plásticos

Algo que años atrás quizá nadie hubiera imaginado, es lo que recientes investigaciones indican: que estos parches de plástico del océano están instigando una nueva ruta evolutiva para los microbios y la creación de una cadena de comida hecha de aire y agua.

Esos miles de millones de pequeños pedazos de basura han creado una superficie que antes no existía. Y cada vez que se agrega agua a una superficie, raros y escasos nutrientes que de otro modo serían inaccesibles para la vida empiezan acumularse. Los nutrientes forman una fina película sobre la superficie del plástico.

Lo que los científicos han descubierto recientemente es que la repentina aparición de nutrientes concentrados se está despertando y esto atrae la formación de vida microbiana en estado latente. "estos microbios son muy conscientes de su entorno y pueden encontrar su camino hacia los nutrientes. Se dirigen hacia las sustancias que quieren ", dice Mincer.

 

basura ola

Foto: Internet

 

Una vez que estos microbios encuentran una superficie cubierta en nutrientes que pueden comer, se anclan en el plástico y comienzan a propagarse. Los investigadores han descubierto miles de diferentes microbios que ahora están haciendo sus casas el confeti de plástico del océano. Muchos de ellos son diatomeas (plantas unicelulares que se alimentan de los nutrientes del plástico y la luz del sol para obtener energía).

Los científicos que estudian los peces que viven alrededor de la mancha de basura han descubierto que el 10% de ellos tienen plástico en sus entrañas, lo que implica que están alimentándose de estos microbios brillantes.

Lo más sorprendente es que estos microbios están produciendo carbono y otros nutrientes que los animales más grandes pueden consumir.

Uno de los más recientes hallazgos acerca de estas colonias de plástico, es que los científicos han descubierto que los microbios adheridos al plástico tienen la capacidad de bioluminiscencia. En otras palabras, cuando el sol se pone, los microbios de plástico comienzan a brillar.

 "Esto es como una situación de cebo y espera para estos microbios", dice Mincer . "Al mirar más de cerca a sus genes, vemos que tienen la capacidad de colonizar el tejido intestinal. "

 

 

basura botella

Foto: Scoop

 

 

A través de análisis de ADN y el cultivo de los microbios en el laboratorio, los científicos están a la espera de comprobar su teoría de que estos microbios han evolucionado para utilizar el plástico como un medio para un fin. En última instancia, esto les ayudará a desarrollar una imagen más clara del cambio que el plástico ha causado en el medio ambiente marino.

En este momento, solo se pueden ver los efectos a corto plazo de la contaminación. Pero si se puede demostrar que el plástico está causando un cambio evolutivo en especies animales locales, habrán demostrado su teoría de que nuestra basura está teniendo un mayor impacto ambiental a largo plazo de lo que pensábamos.

 

 


Documental sobre la Gran Mancha de Basura del Pacífico. Video: Good Morning América

 

 

Mediante el estudio de cómo estos microbios evolucionaron para adherirse a mancha de basura del océano, los científicos podrían encontrar una manera de revertir la destrucción humana. Dado que es poco probable que el mundo se abstendrá unilateralmente de tirar de plástico en el océano, los científicos están tomando una ruta diferente: Mincer dice que si pueden identificar "el tipo correcto de microbios para colonizar y degradar la basura de manera natural", los fabricantes podrían comenzar añadir materiales para atraer a los microbios que degradan el plástico. Recordemos que una botella común de plástico puede tardar más de 100 años en degradarse en el medio ambiente. 

En otras palabras, podemos diseñar nuestros plásticos para que los microbios se coman la basura y limpiar los océanos para nosotros.

Pero sobre todo, deberíamos ya haber aprendido a destruir nuestros desechos sin contaminar la naturaleza y afectar nuestro entorno.

 

FUENTES: Mag News Week 


Compartir Twittear Compartir