Las hojas de los libros se pueden usar para purificar el agua

Contaminación y Salud Ambiental

Por Sophimania Redacción
18 de Agosto de 2015 a las 12:49
Compartir Twittear Compartir
Las hojas de los libros se pueden usar para purificar el agua

Teri Dankovich, investigadora de posgrado de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, desarrolló y probó a la largo de varios años un novedoso método para filtrar agua para el consumo humano, que demostró ser altamente efectivo en las primeras pruebas de campo.

 

Se trata de un libro, cuyas páginas cumplen dos funciones: explican cómo y por qué se debe filtrar el agua y, al arrancarlas, pueden usarse como filtro. Las hojas contienen nanopartículas de plata o cobre que matan a las bacterias presentes en el agua a medida que atraviesan el papel.

 

Pequeños restos de plata y cobre se colaron en el agua, pero los niveles de estas partículas se encontraban por debajo de los límites de seguridad. Los resultados de estas pruebas fueron presentados en la 250º reunión nacional de la Sociedad Química Estadounidense en Boston.

 

 

libro 2

bbc

 

 

"Está dirigida a comunidades en países en desarrollo", explica Dankovich, y enfatiza que 663 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable. "Lo único que tienes que hacer es arrancar una hoja, colocarla en un simple contenedor para el filtro y echarle agua de río, arroyos o pozos. Así obtendrás agua limpia y bacterias muertas", dijo Dankovich.

 

A medida que pasan por el filtro, las bacterias absorben iones de plata o cobre, dependiendo de las nanopartículas que se usen. El costo de hacer el libro es de unos pocos dólares y cada hoja cuesta alrededor de diez centavos de dólar.

 

Según los resultados de los ensayos, una página puede limpiar hasta 100 litros de agua. Un libro, puede filtrar la cantidad de agua que consume una persona en cuatro años. En promedio, el porcentaje de bacterias en las muestras de agua filtrada se redujo en un 99% y en la mayoría de los casos, el agua quedaba limpia en un 100%.

 

Para Dankovich, que realizó ensayos primero en laboratorio y luego en el terreno, fue muy emocionante ver los resultados.  La investigadora y sus colegas esperan aumentar la producción del papel, que actualmente ella y sus estudiantes hacen a mano y hacer ensayos en los que las comunidades mismas usen el filtro sin su ayuda. Un libro puede filtar el agua que consume una persona durante cuatro años.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir