¿Por qué cada vez más aves marinas se intoxican comiendo plástico? La respuesta científica te sorprenderá

Contaminación y Salud Ambiental

Por Sophimania Redacción
11 de Noviembre de 2016 a las 16:36
Compartir Twittear Compartir
¿Por qué cada vez más aves marinas se intoxican comiendo plástico? La respuesta científica te sorprenderá
Las pobres aves son engañadas por el olor del plástico. Foto: National Geographic

Un último estudio publicado en Science Advances ha encontrado que el olor emitido por la basura de plástico se asemeja mucho al emitido por las algas marinas, las cuales son el principal alimento de las aves marinas. El hallazgo podría ayudar a explicar por qué las aves marinas engullen plástico en cantidades alarmantes, y la cifra va en aumento.

Hasta alrededor de mediados del siglo 20, muchos investigadores no creían que las aves podían oler. Pero desde entonces los científicos han descubierto que la mayoría de las aves no solo pueden oler sino que algunos grupos de pájaros (como los petreles, y los kiwis, por ejemplo) tienen un excepcional sentido del olfato.

“Las aves marinas necesitan un buen sentido del olfato porque se alimentan de vastas extensiones de mar abierto, cientos o miles de kilómetros cuadrados, en fuentes de alimentos que son muy irregulares en la naturaleza. En otras palabras, están buscando una aguja en un pajar", dijo Matthew Savoca, autor principal del artículo, en un correo electrónico a PopSci.

Si los basurales de plástico huelen a esa apetitosa aguja, no hay razón para que un pájaro no se sienta atraído por ella, aunque podría haber otros factores que obliguen a las aves marinas a comer. "Las aves marinas con narices tubulares usan su increíble sentido del olfato para localizar áreas para alimentarse mucho antes de que incluso puedan verlas. Nuestro trabajo no refuta que el plástico también pueda parecer comida a algunos animales marinos", dijo Savoca.

"Al contrario, si el plástico parece y huele a comida, es más probable que se confunda con el alimento que si solo parece comida. La forma en que el plástico luce visualmente, desde la perspectiva del organismo, no como nos parece a nosotros, es importante tener en cuenta", añade.

Durante el experimento, los investigadores pusieron pequeñas cantidades de basura plástica común en el océano durante tres semanas. Cuando más tarde examinaron los desechos en un analizador químico, normalmente utilizado para evaluar los sabores del vino, encontraron que la basura apestaba a un compuesto llamado sulfuro de dimetilo (DMS).

Este descubrimiento es revelador porque el DMS es una de las principales señales químicas emitidas por las algas mientras están siendo comidas por los diminutos crustáceos, los cuales a su vez son el alimento preferido de las aves marinas. Para un ave marina con un sentido del olfato agudo, un olor agradable de DMS indica que el krill se está alimentando en algún lugar de la zona y que pueden ir al lugar a alimentarse ellas también.

El hallazgo podría ayudar a explicar por qué ciertas aves, conocidas por utilizar el olor de DMS para encontrar alimentos tienen seis veces más probabilidades de comer plásticos que las aves que no lo hacen. Los efectos de los plásticos sobre la salud en las aves marinas todavía se están estudiando, pero los residuos pueden ocupar espacio en los estómagos de las aves marinas, lo que conlleva a una malnutrición o incluso daño a los órganos internos.

Los investigadores no están completamente seguros de por qué los desechos de plástico apestan tanto a DMS. Pero las algas tienden a crecer en los detritos. Podría ser que las algas que recubren estas bolsas de plástico sean comidas por otros organismos como el krill, atrayendo a su vez a las aves marinas. O tal vez las algas secas mueren cuando las bolsas flotan hasta la superficie del agua, produciendo la misma firma química.

La reducción de los residuos de plástico podría ayudar a reducir el problema, pero también desarrollar plásticos que no fomenten el crecimiento de las algas. La investigación en el área todavía está en curso y se necesitan más estudios para ver si las aves son el único grupo de animales que caen en la trampa.

 

FUENTES: POPSCI, NATGEO


#aves #plastico #dms
Compartir Twittear Compartir