Cierre de plantas nucleares aumentarían los niveles de CO2

Energía, Aire y Océanos

Por Sophimania Redacción
31 de Mayo de 2016 a las 21:34
Compartir Twittear Compartir
Cierre de plantas nucleares aumentarían los niveles de CO2
Central Nuclear de Diablo Canyon estaría próxima a cerrarse. Foto: Internet

Una reciente conferencia del Departamento de Energía de EE.UU. sobre el futuro de la energía nuclear ha llegado a la alarmante conclusión que el posible cierre de 20 plantas nucleares podría aumentar drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

La edad promedio de las instalaciones nucleares en el país del norte es de 35 años, y muchas de esas plantas están llegando al final de sus licencias de explotación. Muchas renovarán sus licencias, pero algunas cerrarán debido a razones económicas y ecológicas. La sustitución de esas plantas con plantas de gas natural sumará millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Obviamente que la energía nuclear sustituida por fuentes eólicas o solares no añadirán a las emisiones de CO2. Pero la historia demuestra que el suministro constante de electricidad desde las centrales nucleares tiende a ser sustituida por la nueva generación de gas natural. De hecho, el bajo precio del gas natural es un factor importante que impulsa el cierre de las centrales nucleares más antiguas.

De acuerdo con el Instituto de Energía Nuclear, las emisiones adicionales resultantes del cierre de cuatro plantas en los últimos años, más las tres que están programadas para ser cerradas, resultarán en un total de 25 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, suponiendo que éstas sean sustituidas por nuevas y modernas plantas de gas natural. Otras cinco plantas nucleares corren el mismo riesgo en los próximos dos años, lo que suma otras de 19 millones de toneladas.

La lucha por el futuro de la central nuclear de Diablo Canyon, última central nuclear restante de California, es un ejemplo ilustrativo de la incertidumbre que enfrenta la industria. El propietario de la planta, Pacific Gas & Electric, aún no ha decidido si buscará renovar dos licencias de operación de la planta, que expiran en 2024 y 2025. Mientras que muchos ambientalistas se oponen a la extensión de la licencia de la planta, debido a que está localizada en una zona altamente sísmica.

Según el Instituto Breakthrough, una organización de investigación con sede en San Francisco que apoya la energía nuclear para limitar el cambio climático, el 2013 el cierre de la planta nuclear de San Onofre añadió casi 11 millones de toneladas de dióxido de carbono al año a la atmósfera. El cierre de Diablo Canyon resultaría en una cantidad similar.

En el discurso que ofreció en la conferencia el Secretario de Energía, Ernest Moniz dijo que “mantener las plantas nucleares operando es muy claro, pero las soluciones son menos claras." Finalmente añadió que "se supone que debemos añadir fuentes no contaminantes, no reducirlas”.

 

FUENTE: FORBES, MIT REVIEW


#energía #co2 #planta nuclear
Compartir Twittear Compartir