11 cosas que descubrimos de los animales en el 2014

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
30 de Diciembre de 2014 a las 12:29
Compartir Twittear Compartir
11 cosas que descubrimos de los animales en el 2014

1. Los perros escuchan con atención

 

De la misma manera que cuando escuchamos a otra persona que se dirige a nosotros no solo estamos pendientes de sus palabras, sino también de otros componentes del discurso, como el tono emocional, por ejemplo, los perros también diferencian y procesan la voz humana. Esta es la conclusión a la que llegaron unos investigadores de la británica Universidad de Sussex, publicada el pasado noviembre en la revista Current Biology.

 

 

2. ¿Cómo hacen los pulpos para no enredarse con sus tentáculos?

 

El pulpo se las arregla muy bien con ocho tentáculos cubiertos de ventosas que se adhieren a casi cualquier cosa, con la importantísima excepción de su propio cuerpo. Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén han descubierto cómo estos octópodos se las arreglan para no liarse, incluso cuando el cerebro del animal no es consciente de lo que sus brazos están haciendo. Una sustancia química producida por la piel del cefalópodo impide temporalmente succionar a sus ventosas, afirmaban en mayo en la revista Current Biology.

 

 

animal 2

Foto: ABC

 

 

3. La hembra tiene el pene

 

Investigadores descubrieron en cuevas de Brasil el primer animal con genitales de sexo invertido. Se trata de unos pequeños insectos del género Neotrogla cuyas cópulas duran nada menos que de 40 a 70 horas, pero en las que lo habitual sucede al revés. Son las hembras las que insertan un elaborado órgano como un pene en la apertura muy reducida, como una vagina, de los machos. Esta inversión de roles sexuales pueden haber sido incitada a través del tiempo por el ambiente de escasos recursos de la cueva en la que viven los insectos.

 

 

4. Las anguilas eléctricas tienen un “control remoto”

 

Las anguilas eléctricas cazan con una especie de control remoto. Cuando ven una presa apetecible, sueltan una descarga eléctrica que puede llegar a 600 voltios y que se transmite a través del agua hasta inmovilizar a sus presas. Una investigación publicada este mes en la revista Science explica cómo las anguilas controlan las neuronas motoras de las pobres víctimas, y por tanto sus músculos, para paralizarlas.

 

 

animal 3

Foto: ABC

 

 

5. La araña con cinturón de castidad

 

Investigadores del Instituto y Museo Zoológico en Greifswald, Alemania, explicaron que el macho de la araña enana europea protege a su amada como si de una doncella medieval se tratara. Tras el apareamiento el macho utiliza una especie de tapón que bloquea el tracto genital de la hembra. Cuanto más grande sea y más tiempo lleve colocado, su eficacia aumenta, de forma que los otros machos tendrán menos posibilidades de depositar su esperma en la hembra. 

 

 

6. El ave que se envenena para conquistar

 

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) explicaban el pasado octubre que los machos de avutarda consumen dos especies de coleópteros (Berberomeloe majalis y Physomeloe corallifer) con un alto contenido en cantaridina, un compuesto muy tóxico que incluso en pequeñas dosis puede ser mortal para la mayoría de los animales, incluido el hombre. Por un lado, les sirve para eliminar sus parásitos internos y, por otro, les ayuda a aparecer más sanos y fuertes ante las hembras, lo que les permite lograr un mayor éxito reproductivo. Es decir, estos machos se automedican para resultar más atractivos.

 

 

animal 4

Foto: ABC

 

 

7. Rana levanta su propio peso con la lengua

 

Científicos del Instituto de Zoología Sistemática en la Universidad Christian-Albrechts en Kiel, en el norte de Alemania, encontraron una especie de rana sudamericana con cuernos (del género Ceratophrys) que es capaz de levantar con la lengua presas con un peso incluso superior al suyo propio. El truco consiste en la extraordinaria adherencia de la lengua, que le permite atrapar serpientes, lagartijas, cangrejos y roedores. 

 

 

8. Moscas vuelan como aviones de combate

 

Según explicaban en abril investigadores de la Universidad de Washington, en eso se convierten las pequeñas moscas de la fruta (Drosophila hydei) cuando escapan de un depredador. Su técnica de vuelo es digna del mejor piloto militar: realizan giros imposibles para escapar del ataque en menos de una centésima de segundo.

 

 

animal 5

Foto: ABC

 

 

9. La cacatúa que fabrica sus propias herramientas

 

El ave, un macho adulto, es capaz de esculpir herramientas a partir de un palo de madera de su pajarera para arrastrar hacia sí las nueces que tiene fuera de su alcance. Pero su especie no sabe hacer nada semejante en la naturaleza. Además, es capaz de enseñar sus habilidades otras aves compañeras como si estuvieran en una escuela. El descubrimiento, realizado por científicos de la Universidad de Oxford, la de Viena y el Instituto Max Planck en Seewiesen, se considera la primera evidencia de la enseñanza del uso de una herramienta en cualquier especie de ave.

 

 

10. El olor masculino estresa a los ratones

 

Investigadores de la Universidad de McGill en Montreal (Canadá) han descubierto que los ratones y ratas de su laboratorio sienten un estrés mayor ante la presencia de experimentadores varones, lo que les hace menos sensibles al dolor, mientras que se muestran completamente indiferentes si quien se encuentra en la misma habitación es una mujer. Al parecer, es el olor masculino lo que les hace reaccionar de esa forma. Los científicos publicaron su estudio en la revista Nature Methods.

 

 

11. Los monos saben sumar

 

Investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (EE.UU.) aseguran que los macacos rhesus son capaces de hacer sumas sencillas después de cierto entrenamiento. Estos animales pueden asociar valores numéricos con símbolos y realizar operaciones aritméticas básicas que les lleven a obtener un premio más sustancioso. El hallazgo, publicado en abril en la revista Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), ayuda a entender cómo el cerebro de los mamíferos procesa los números.

 

 

FUENTE: ABC


Compartir Twittear Compartir