8 nuevas cosas que descubrimos de los perros en el 2016

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
29 de Diciembre de 2016 a las 16:22
Compartir Twittear Compartir
8 nuevas cosas que descubrimos de los perros en el 2016
Foto: ABC

Según la ABC estas son las 10 cosas más impresionantes que aprendimos sobre nuestros mejores amigos este 2016:

Los perros “entienden” tus palabras

El cerebro de los perros procesa tanto lo que decimos y cómo lo decimos. El hemisferio izquierdo se activa para analizar y procesar palabras, y una región del derecho para la entonación. Cuando el animal detecta una palabra de cariño, se activa el centro de recompensa del perro, pero solo cuando tiene la entonación adecuada.

Los resultados de este grupo de investigación sugieren que los mecanismos neuronales para procesar palabras evolucionaron antes de lo que se pensaba, y no son exclusivos del cerebro humano. En otras palabras, los animales aprenden y asocian palabras, más que nada por la entonación, y esto se ha comprobado mediante el escáner cerebral.

Genéticamente amigos

Los perros están domesticados desde hace al menos 15.000 años, cuando se separaron de los lobos. Los investigadores creen que todas las habilidades sociales que tienen los perros ya son inherentes a su genética, se piensa que incluso los cachorros son capaces de leer las señales comunicativas humanas. En un estudio de la Universidad de Linköping en Suecia encontraron cinco genes relacionados con la comunicación con los humanos, y resulta que los mismos genes, en el ser humano, están vinculados a trastornos del comportamiento donde se afectan conductas de socialización.

Reconocen las emociones

Según un estudio, los perros son capaces de reconocer las emociones humanas y las de sus congéneres. En el experimento, se le presentaron a los perros diferentes carteles con fotos de personas alegres y enfadas y de perros juguetones o agresivos. Luego se reprodujeron sonidos de voces humanas enojadas y ladridos enfurecidos. En la mayoría de los casos se quedaron más tiempo mirando a las imágenes que correspondían con sonidos hostiles.

Surgieron dos veces de entre los lobos

 Algunos científicos argumentan que el nacimiento del perro ocurrió en Europa hace unos 15 000 años, mientras que otros afirman que fue en China o Asia Central hace 12 500. Una investigación publicada este año sugiere que ambos tienen razón, el perro puede haber surgido de forma independiente a partir de dos poblaciones de lobos separadas que vivían en lados opuestos del continente euroasiático.

Diferencias con el lobo

Otro estudio encontró que los lobos son más propensos a tomar riesgos que los peros. Cuando se enfrentan a la elección entre una bola de comida insípida y la posibilidad al 50% de una carne sabrosa o una piedra no comestible, los lobos casi siempre eligen la opción arriesgada, mientras que los perros son más prudentes. Los investigadores creen que los perros evolucionaron un comportamiento cauteloso luego de cambiar un estilo de vida de cazador a husmear en la basura de los humanos.

Cáncer contagioso

Los perros tienen un tipo de cáncer que es transmisible. El único otro animal que sufre esto es el demonio de Tasmania. Normalmente este cáncer se contagia mediante contacto sexual y deforma los genitales. La forma y velocidad en que se contagia sugiere que los perros viajaban de forma habitual con compañeros humanos, a menudo por mar, llegando a todo el mundo.

Refuerzo con afecto y aversión al enojo

Un estudio publicado en Social Cognitive and Affective Neuroscience revela que la mayoría de los perros prefiere recibir una caricia de sus dueños a un trozo de comida. En el experimento, los investigadores escanearon la actividad cerebral de quince perros y encontraron que la mayoría de perros mostraba mayor actividad cerebral en la zona cerebral implicada en la toma de decisiones y recompensas cuando eran acariciados, en comparación con cuando recibían una salchicha.

En otro estudio, investigadores estadounidenses encontraron que los perros confían menos en las personas que están enfadadas y que les gritan o regañan y como consecuencia, cambien su comportamiento.


#ciencia #perros
Compartir Twittear Compartir