Abejas se han vuelto adictas a letal pesticida

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
23 de Abril de 2015 a las 11:10
Compartir Twittear Compartir
Abejas se han vuelto adictas a letal pesticida

Las abejas y otros insectos son responsables de una tarea valorada en 153.000 millones de euros anuales en todo el mundo: la polinización. Pero desde hace años, las poblaciones de estos polinizadores están sufriendo un declive debido a un conjunto de causas como los pesticidas, la variación de las condiciones ambientales o el uso de productos químicos en el campo.

El problema llevó a las autoridades a aprobar en 2013 una moratoria de dos años en el uso de un tipo de pesticidas llamados neonicotinoides, lo que generó un intenso debate entre agricultores, fabricantes de químicos, ecologistas y científicos.

En este escenario, dos potentes investigaciones publicadas en la revista Nature revelan que los polinizadores se sienten atraídos por el polen que contiene estos productos químicos como si de una droga se tratase y que estos compuestos afectan gravemente al desarrollo y crecimiento de las colonias de estos insectos.

 

 

bee 2

Foto: El Mundo

 

 

La comunidad científica hasta ahora no dudaba de que estos compuestos afectaban a la viabilidad de las colonias de abejas, pero se asumía que los insectos eran capaces de detectar la presencia de pesticidas para evitarlos. Sin embargo, una de las investigaciones realizada en la Universidad de Newcastle (Reino Unido) demuestra todo lo contrario: las abejas se sienten atraídas por el néctar que contiene pesticidas neonicotinoides, a pesar de que no son capaces de notarlo al gusto.

Los investigadores pusieron unas pequeñas cajas con dos soluciones de glucosa (azúcar), una con una dosis muy baja de pesticida y otra sin ella. "Esperábamos que si las abejas eran capaces de detectar el neonicotinoide, no lo tomarían”, explica Geraldine Wright, catedrática del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) y líder de la investigación. "¡Pero eligieron beber sólo el líquido con pesticida!", exclama.

Con estos resultados, el grupo de Wright tuvo que replantearse el trabajo y lo amplió, y las conclusiones se vieron reforzadas. Los polinizadores se sienten atraídos por la comida contaminada por pesticidas y vuelven una y otra vez a los lugares con presencia de neonicotinoides a pesar de que no pueden saborearlo.

"Las estrategias de mitigación que consisten en plantar fuentes alternativas de néctar y polen, puede que no sean suficiente para reducir el riesgo de envenenar a los polinizadores con pesticidas. En cambio, los cambios de políticas a largo plazo para reducir su uso puede ser la única manera efectiva para detener el declive de las poblaciones de polinizadores", asegura.

 

 

FUENTE: El Mundo


Compartir Twittear Compartir