Alerta: Osos polares no se están adaptando al Cambio Climático

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
17 de Julio de 2015 a las 11:56
Compartir Twittear Compartir
Alerta: Osos polares no se están adaptando al Cambio Climático

El deshielo en el Ártico, que está produciéndose a un ritmo alarmante, supone un riesgo para los osos polares, ya que reduce sus posibilidades de atrapar comida y su metabolismo les impide ahorrar energía.

Un estudio que publica la revista Science, liderado por la Universidad de Wyoming (EE UU), indica que cuando los recursos de alimentación escasean durante la época estival los osos polares reducen su gasto energético, pero no lo suficiente para compensar la escasez de alimento.

 

Los osos polares se valen del hielo marino para cazar. En verano, cuando el hielo marino se derrite, sus territorios de caza disminuyen y tienen que buscar su alimento en tierra, donde la comida es menos abundante. Estudios anteriores habían sugerido que los osos forzados a estar en tierra durante el verano entraban en un periodo de poco gasto energético, una hibernación andante o de movimiento, y que esta estrategia podía ayudarles a compensar la pérdida de alimentos.

 

“Esta heterotermia regional puede representar una adaptación a nadar largas distancias, aunque se desconocen sus límites”, dicen los investigadores, que explican que uno de los osos del estudio sobrevivió tras una travesía a nado de nueve días y más de 600 kilómetros desde la costa hasta el hielo. Cuando le recapturaron siete semanas después, el oso había perdido el 22 % de su masa corporal, y también a su cachorro.

 

 

osos 2

noticiasdelaciencia

 

 

Debido a que los osos polares por metabolismo son incapaces de ahorrar energía, es poco probable que puedan sobrevivir a la pérdida permanente de hielo, a causa del aumento global de las temperaturas, advierten investigadores estadunidenses.

 

Los investigadores llegaron a esta conclusión mediante la captura de más de dos docenas de osos polares, la implantación de sensores de temperatura y el seguimiento de sus movimientos en tierra y sobre el hielo en el océano Ártico al norte de Alaska y Canadá, entre 2008 y 2010.

 

Los científicos vieron que los osos reducían su temperatura corporal y sus niveles de actividad en comparación con los animales que cazaban y se alimentaban de forma activa, pero no a niveles tan bajos como los observados durante la hibernación para ahorrar energía.

 

"Es raro conseguir este tipo de medición fisiológica en grandes carnívoros salvajes", destaca Terrie Williams, de la Universidad de California. La ubicación remota del estudio complicó la recolección de datos, "una cuidadosa cirugía a 29 grados centígrados bajo cero, con el viento fuerte en la cara. Un proyecto logísticamente complicado, en serio", refiere Ben-David.

 

El descenso de la actividad y la temperatura corporal en verano proporcionan a estos mamíferos un ahorro limitado de energía que no contrarresta la escasez de alimentos. Los osos polares fueron designados una especie amenazada en 2008. El autor del trabajo, Merav Ben-David dice que para salvar a estos mamíferos se requiere de la acción mundial para reducir el cambio climático.

 

 

FUENTES: ABC, REUTERS


Compartir Twittear Compartir