Bacterias en el fondo del océano serían el "eslabón perdido" de seres complejos

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
11 de Mayo de 2015 a las 12:23
Compartir Twittear Compartir
Bacterias en el fondo del océano serían el "eslabón perdido" de seres complejos

Un equipo de investigación de la Universidad de Uppsala (Suecia) presenta en un artículo publicado en la revista Nature el descubrimiento de un nuevo tipo de microrganismo que representa el eslabón perdido en la evolución entre los organismos vivos más simples y las formas de vida complejas.

Los nuevos organismos han sido bautizados como lokiarqueas, un término que probablemente abarca a varias especies hasta ahora desconocidas. Su material genético se ha encontrado a 3.283 metros de profundidad, cerca de unas chimeneas hidrotermales entre Noruega y Groenlandia conocidas como el Castillo de Loki, el misterioso dios nórdico.

Los resultados de este estudio "proporcionan una nueva comprensión de cómo, hace miles de millones de años, los tipos de células complejas que comprenden plantas, hongos, sino también a los animales y los seres humanos, evolucionaron a partir de los microbios simples", destaca el equipo liderado por el profesor Thijs Ettema.

Las arqueas no tienen núcleo celular, pero sí rasgos genéticos que las acercan a nosotros y las alejan de las bacterias y otros procariotas. Los primeros fósiles de procariotas datan de hace unos 3.500 millones de años. Unos 1.500 millones de años después, en una Tierra irreconocible, evolucionaron las primeras células eucariotas que sustentaron una incomparable proliferación de nuevos seres vivos.

"El enigma del origen de la célula eucariota es muy complicado, ya que muchas de las piezas permanecen todavía sin ser conocidas para la ciencia", explica Ettema. "Esperábamos que Loki revelaría algunas piezas más del rompecabezas, pero cuando se obtuvieron los primeros resultados, no podíamos creer lo que veíamos. Los datos eran simplemente espectaculares. Mediante el estudio de su genoma, encontramos que Loki representa una forma intermedia entre las células simples de los microbios, y los tipos de células de eucariotas complejos”.

Tal vez lo más frustrante de este descubrimiento es que no sabemos qué aspecto tienen las arqueas de Loki. El estudio no se basa en el organismo en sí, sino en sus genes y proteínas. El nuevo objetivo de Ettema será sacar a estos microbios del fondo del mar y estudiarlos bajo el microscopio.

 

 

FUENTE: El País, La Vanguardia, Reuters


Compartir Twittear Compartir