Descubren el primer pez de sangre completamente caliente

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
15 de Mayo de 2015 a las 10:52
Compartir Twittear Compartir
Descubren el primer pez de sangre completamente caliente

El pez Luna Real es el primero que se descubre que tiene totalmente sangre caliente, como los mamíferos o los pájaros, lo que le da una ventaja competitiva en las frías profundidades oceánicas, según un estudio de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa) de Estados Unidos. El hallazgo se publicó en Science.

"Los atunes y los tiburones son endotérmicos regionales, lo que significa que solo calientan determinadas partes o regiones de su cuerpo, como los músculos natatorios o partes de las vísceras. El luna real es diferente, puede calentar todo su cuerpo, incluyendo órganos importantes como el corazón", dice el biólogo Nicholas Wegner. Este científico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE UU (NOAA) ha descubierto junto a otros colegas que este pez mantiene todo su cuerpo a temperaturas varios grados por encima de las frías aguas por donde se mueve.

 

 

luna 2

Foto: ABC

 

 

Según explican los autores, los peces que viven en las aguas profundas y frías de los océanos suelen ser lentos y perezosos, y por eso prefieren emboscar a sus presas antes que perseguirlas. Pero este pez, que tiene el tamaño de la rueda de un auto, mueve sus aletas delanteras (pectorales) como si fueran alas y puede nadar muy rápidamente detrás de sus presas.

El tener la sangra caliente hace del Luna Real un depredador de alto rendimiento que nada más rápido, reacciona con más rapidez y su vista es más aguda, según el biólogo pesquero del Nicholas Wegner de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa) de Estados Unidos, en La Jolla (California), autor principal del estudio.

Otros peces, como los atunes usan un truco: la mayor parte del calor lo generan los músculos de sus aletas ventrales, unos músculos que se encuentran en la parte más interior del animal y protegidos por una capa de grasa para evitar la disipación del calor. Sin embargo, el luna real ha convertido sus branquias en una especie de radiador de coche para mantenerse caliente.

 

 

FUENTE: ABC, El País, Science Alert


Compartir Twittear Compartir