Estudio: Nuestros perros no disfrutarían nuestros abrazos

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
27 de Abril de 2016 a las 08:21
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Nuestros perros no disfrutarían nuestros abrazos
internet

Los datos preliminares de un nuevo estudio sugieren que a cambio de alojamiento y comida, nuestros perros sufren a través de nuestros abrazos. Stanley Coren, de la Universidad de British Columbia en Canadá, ha estudiado la forma en que abrazamos a nuestros perros, y ha elaborado algunos consejos inteligentes para averiguar si nuestro perro disfruta o no cuando los abrazamos.

Coren recogió 250 imágenes al azar de perros siendo abrazados y el equipo analizó cada una basado en las señales visuales que muestran los perros. Así, lograron identificar algunos indicadores de malestar, estrés, ansiedad, o molestia:

  • El perro vuelve la cabeza lejos de lo que está molestando o cierra parcialmente los ojos.

  • Se puede ver la parte blanca de sus ojos.

  • Un signo visible común de estrés o ansiedad es cuando las orejas del perro se bajan o mueve la cabeza hacia un costado.

  • Lamer la cara de una persona también pueden ser síntoma de ansiedad, como también lo es bostezar o levantar una pata.

De las 250 imágenes, Cohen informa que el 81,6 % mostró perros que mostraban al menos un signo de malestar, estrés o ansiedad. Solo el 7,6 % de los perros no mostraban signos de incomodidad, o parecía que les encantaba. El 10,8 % restante de los perros mostraba respuestas neutras o ambiguas a ser abrazado.

Para que quede claro, estos son resultados preliminares, así que no podemos tomarlos como ciertos, pero sí es bueno prestar más atención al lenguaje corporal de tu perro sobre la base de lo que encontraron. Como Cohen explica, cuando abrazamos un perro, estamos restringiendo físicamente a nuestros animales con nuestro amor, y eso es un problema. 

"Los perros son técnicamente animales cursoriales, que es un término que indica que están diseñados para un funcionamiento rápido. Eso implica que en momentos de estrés o amenaza, su instinto es huir y se lo evitamos al abrazarlos”, explica Cohen. 

Los conductistas creen que privar a un perro de ese curso de acción aumenta su nivel de estrés y, si la ansiedad del perro se vuelve significativamente intensa, podría morder para huir. Esto puede sonar aterrador, pero es mucho menos probable que ocurra si conoces los signos.

 

 

FUENTE: Science Alert



#perro #abrazo #mascota
Compartir Twittear Compartir