Estudio sugiere que fueron los volcanes y no los bárbaros los que destruyeron el Imperio Romano

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
13 de Julio de 2015 a las 16:26
Compartir Twittear Compartir
Estudio sugiere que fueron los volcanes y no los bárbaros los que destruyeron el Imperio Romano

Un nuevo estudio publicado en Nature evidencia que en los años 535-536 y 539 d. de C. se produjeron enormes erupciones volcánicas en América del Norte que, después de provocar cambios climáticos en el Mediterráneo, pudieron causar el golpe definitivo al Imperio romano.

 

Una serie de erupciones volcánicas registradas en Norteamérica en el siglo VI que lanzaron enormes cantidades de sulfato y cenizas a la atmósfera jugaron un papel clave en el final del Imperio romano, que ya había perdido gran parte de su poder e influencia.

 

El polvo formó una nube que desencadenó una serie de cambios climáticos letales para el Imperio: hambruna generalizada y la plaga de Justiniano registrada entre los años 541 y 543, la cual acabó con un tercio de la población del continente europeo.

 

 

roman 2

Foto: Tiempo Hoy

 

 

Michael Sigl, investigador del Instituto Paul Scherrer, en Suiza, ha llegado a esta conclusión mediante la recreación de 300 erupciones volcánicas sucedidas durante un período de 2.500 años.

 

Estas erupciones provocaron la ruina en el Imperio. A su vez, el polvo hizo que cayeran las temperaturas, que hubiera una gran sequía y las ya conocidas epidemias y hambruna. Todos aquellos desastres debilitaron la sociedad romana de tal forma, que la terminó dejando indefensa ante las consiguientes invasiones bárbaras.

 

"Las temperaturas más frías fueron causadas por las grandes cantidades de partículas volcánicas de sulfato escupidas en las capas superiores de la atmósfera cubriendo durante 18 meses la superficie de la Tierra de la radiación solar", asegura Sigl.

 

Esto proporciona un contexto ambiental para la hambruna generalizada y la gran plaga que fue responsable de las poblaciones de diezmado en el Mediterráneo, finaliza el experto.

 

 

FUENTE: ABC, RT


Compartir Twittear Compartir