La especie que evoluciona jugando “piedra, papel o tijera"

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
5 de Junio de 2015 a las 11:53
Compartir Twittear Compartir
La especie que evoluciona jugando “piedra, papel o tijera"

Dos matemáticos de la Universidad de Cornell parecen haber confirmado que algunos importantes rompecabezas de la evolución también pueden explicarse a partir de las reglas y estrategias de "Piedra, papel o tijera", según un artículo en la revista Science.

Desde hace ya algunos años los científicos han encontrado que diferentes cepas de bacterias, que en principio no podrían convivir entre sí, pueden hacerlo en la práctica gracias a esta competencia "de a tres". En su versión de "Piedra, papel o tijera" cada cepa se encarga de eliminar al enemigo de la otra, garantizando un equilibro dinámico que permite su coexistencia.

Este es, por ejemplo, el caso de la Escherichia coli, bacteria que produce y es a la vez sensible a las colicinas, un tipo de antibiótico de reducido espectro. También el caso de algunas lagartijas, que compiten entre sí eligiendo entre tres estrategias diferentes (agresión, cooperación o engaño) para obtener pareja.

Como ocurre con el juego de "Piedra, papel o tijera", cada una de estas tácticas tiene garantizada la victoria frente a una de las alternativas y la derrota cuando se enfrenta a la otra. Pero, en el caso de algunas lagartijas, los competidores no necesariamente mantienen una estrategia constante que en caso de éxito es perpetuada por las crías de los vencedores, como se asume en el modelo de las bacterias.

 

 

yan 2

Foto: BBC

 

 

Y el trabajo matemático de Steven Strogatz y Danielle Toupo, del Centro para las Matemáticas Aplicadas de la Universidad de Cornell, ahora ofrece una explicación para ese comportamiento. Strogatz y Toupo modificaron las ecuaciones que gobiernan las fluctuaciones de las estrategias en el tiempo para introducir la posibilidad de "mutantes".

Es decir, jugadores que cambian de estrategia en pleno juego o de crías que no repiten la estrategia vencedora de sus progenitores. Y encontraron que, en el largo plazo, esto termina provocando un patrón estable en el que cada una de las tres "armas" gana y pierde popularidad de forma cíclica y progresiva; un patrón que se repite incuso en especies que tienen niveles de mutación muy cercanos a cero.

"Nuestra principal conclusión es que el estado de coexistencia, en el que las tres especies existen en equilibrio, puede verse desestabilizada por tasas de mutación arbitrariamente pequeñas", afirman los matemáticos en su estudio. Esto significa que un poco de mutación evita que el juego derive a una situación en la que todas las estrategias aparezcan en iguales números, lo que no le daría la ventaja a ninguna, o que sus proporciones fluctúen locamente.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir