Neurobiólogo: Los hombres buscan el poder para compensar su debilidad biológica frente a la mujer

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
18 de Mayo de 2015 a las 11:00
Compartir Twittear Compartir
Neurobiólogo: Los hombres buscan el poder para compensar su debilidad biológica frente a la mujer

Gerald Hüther, de la Universidad de Gotinga, asegura que la obra de Darwin ha tenido una lectura parcial. Lo explica en su libro “La evolución del amor”, editado por Plataforma actual, un ensayo que da cuenta de “lo que Darwin ya sospechaba y los darwinistas se niegan a aceptar”: se ha desatendido la parte de la obra del este naturalista inglés que proporciona una fuerza no competitiva, una fuerza que une: el amor.

 

 

¿Qué sospechaba Darwin sobre el amor?

Darwin tenía la intuición de que debería existir una segunda fuerza, además de la selección natural, que la contrarrestara y permitiera que las formas de vida se puedan encontrar y fusionar. Y escribió sobre la selección sexual y su importancia para la perpetuación de la especie. Proponía que en la mayoría de las especies eran las hembras las que elegían a su pareja. Y esto no fue apreciado en un mundo gobernado por hombres, era algo inaceptable, por lo que esta idea cayó en el olvido.

Darwin observó que ciertos caracteres que aparecían en los machos de muchas especies, lejos de servirles para cazar mejor o escapar de sus depredadores, en definitiva para ayudarles a sobrevivir, podían hacerles más vulnerables. Por ejemplo colores muy llamativos, apéndices o protuberancias, que resaltan su presencia, o comportamientos de exhibición o “pavoneo”, que les llevan a hacerse visibles en lugares abiertos y donde pueden convertirse en un bocado fácil.

Darwin pensaba que estas estructuras y comportamientos no cuadraban con la “supervivencia del más apto”, sino que conferían una mayor vulnerabilidad. Fue entonces cuando cayó en la cuenta de que en realidad lo importante no era la supervivencia del individuo, sino la de la especie, a través de la reproducción.

 

 

gerard 2

Foto: ABC

 

 

Aunque la sociedad está gobernada por los hombres, en general, usted sostiene que son el sexo débil

El mayor problema de los hombres es que en efecto son el sexo débil. Ser hombre significa tener una constitución corporal en desventaja porque a diferencia de la mujer les falta el segundo cromosoma X. Por eso nacen como promedio con peor constitución corporal.

Pero al nacer no, por eso los bebés prematuros mueren con más frecuencia si son niños. Y las mujeres saben que criar un niño es más difícil, porque son más delicados en los primeros años. Para compensar esa debilidad los hombres buscan la estabilidad en el mundo exterior. Y por eso buscan el poder. Y tienen en mente esta lucha por el poder.

 

 

Visto así, parece que los hombres son expertos en sacar ventajas de situaciones que desfavorecen a las mujeres, como tomar una baja por maternidad, que las lleva a perder oportunidades en su trabajo.

Es porque nuestra sociedad sigue funcionando con los antiguos modelos, a diferencia de la sociedad escandinava, que ya ha aprendido que hacen falta otros tipos de relaciones para tener éxito. Hoy en día, la vida en las empresas y en la Universidad es tan compleja que todo el mundo tiene que sentirse muy motivado para asumir responsabilidades. Para tener éxito hoy en día no se puede actuar sobre ese antiguo modelo. Y la sociedad escandinava lo ha entendido antes que los demás. Las compañías con más éxito animan a los trabajadores a tener ese tipo de iniciativas.

 

 

¿Es el amor una invención humana para definir esa selección sexual que planteaba Darwin?

Las ideas que tenemos sobre el amor sí son muy humanas, lo llamamos amor pero en realidad nos referimos a un estado, el enamoramiento. Pero esta fase, no tiene nada que ver con el amor.

El amor es el principio que permite desarrollarse a las distintas especies en coevolución. Para los humanos el amor es un estado mental. Primero tenemos que sentirnos felices con nosotros mismos y no deberíamos tratarnos como objetos cuando nos autoevaluamos. Nos tenemos que querer. Y si uno tiene una buena relación consigo mismo tendrá la mente suficientemente abierta para ofrecer a otras persona ese tipo de relación amorosa, que se caracteriza porque dos personas tratan de animarse e inspirarse mutuamente para desarrollar todo su talento y su potencial de forma individual y en pareja. Hay otras expresiones para el amor, la más científica es que el amor se produce si dos personas dejan de tratarse como objetos y se tratan como sujetos. Y en la educación de los niños el amor aparece si los padres ejercen el liderazgo, se sienten responsables y les ayudan a abrirse al mundo, sin marcarles el camino que como padres padres tienen en mente para sus hijos.

 

Lee la entrevista completa aquí.

 

 

FUENTE: ABC


Compartir Twittear Compartir