¿Un pollo puede vivir sin cabeza? Sí, te presentamos a Mike

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
14 de Septiembre de 2015 a las 10:26
Compartir Twittear Compartir
¿Un pollo puede vivir sin cabeza? Sí, te presentamos a Mike

El 10 de septiembre de 1945, Lloyd Olsen, un agricultor de Colorado (Estados Unidos), decidió cocinar un pollo para la cena. Éste escogió a Mike, un pollo de cinco años y medio de edad, y le cortó la cabeza, dejando la mayor parte del cuello posible para aprovechar el pollo para la cena.

 

Sin embargo, tras la decapitación, el pollo seguía vivo, y podía caminar sin perder el equilibrio pero con algo de torpeza. Un pollo puede vivir sin cabeza alrededor de 15 minutos, pero el granjero, tras observar con sorpresa que Mike no había muerto y que pasaba el tiempo e incluso intentaba graznar, decidió no matarle definitivamente.

 

El rumor en torno a esta ave milagrosa comenzó a correr por la zona. El diario local envió un reportero a entrevistar a Olsen y dos semanas más tarde se le acercó un promotor de espectáculos llamado Hope Wade, de Salt Lake City, en Utah. Le hizo una propuesta simple: llevar el pollo al circuito de espectáculos de feria, para poder hacer dinero.

 

 

mike 2

BBC

 

 

"En los años 40, ellos tenían un pequeña granja y tenían dificultades", dice Waters. Esto los motivó a aceptar la proposición. Primero visitaron Salt Lake City y la Universidad de Utah, donde sometieron al pollo a una serie de pruebas. Dicen que los científicos de la universidad decapitaron a varios pollos para ver si alguno sufría la misma suerte. Después de la primera gira, los Olsen llevaron a Mike a Phoenix, Arizona, donde se acabó la suerte en la primavera de 1947.

 

La noche en que murió, los Olsen se despertaron con el ruido del animal ahogándose. Cuando buscaron la jeringa, se dieron cuenta de que se la habían olvidado en la feria y, antes de que pudiesen encontrar una alternativa, Mike se había sofocado y yacía muerto.

 

Pero, ¿qué pasa cuando le cortas la cabeza a un pollo? La decapitación desconecta el cerebro del resto del cuerpo, pero por un corto período de tiempo, los circuitos de la médula espinal contienen todavía oxígeno residual. Sin el aporte del cerebro, estos circuitos arrancan de forma espontánea. "Las neuronas se vuelven activas, las patas empiezan a moverse", dice Tom Smulders, de la Universidad de Newcastle (Inglaterra).

 

 

mike 3

ABC

 

 

Por lo general, el pollo está acostado cuando esto ocurre, pero, en algunos pocos casos, las neuronas hacen que se active el sistema motriz. "El pollo correrá por un corto período de tiempo", dice Smulders. "Pero no por 18 meses, sino más bien por 15 minutos o algo así".

 

Mike lo alimentaban con comida líquida y agua directamente por el esófago. Otra función vital con la que lo ayudaban, era limpiarle el moco de su garganta. Lo alimentaban con un gotero y le limpiaban la garganta con una jeringa.

 

¿Pero cómo hizo para vivir por tanto tiempo? Lo que más sorprende a Smulders, es que no se haya muerto desangrado. El hecho de que pudo continuar funcionando sin cabeza, es para él más sencillo de explicar. Para un humano, perder la cabeza significa una pérdida casi total del cerebro. Para un pollo, es diferente.

 

Reportes indican que el hachazo le quitó a Mike el pico, la cara, los ojos y una oreja. Pero Smulders estima que hasta un 80% de su masa cerebral permaneció intacto. En su momento, se sugirió que Mike sobrevivió porque parte o todo el tronco cerebral seguía pegado al cuerpo. Desde entonces la ciencia ha evolucionado y se descubrió que lo que se llamaba tronco cerebral es parte del mismo cerebro.

 

 

FUENTE: BBC, ABC


Compartir Twittear Compartir