Hallan una segunda sonrisa de la Mona Lisa de Da Vinci

Arte, Cine y Literatura

Por Sophimania Redacción
17 de Agosto de 2015 a las 10:40
Compartir Twittear Compartir
Hallan una segunda sonrisa de la Mona Lisa de Da Vinci

La sonrisa de la Mona Lisa es una obra de arte que ha cautivado a espectadores y científicos por muchos años. Dependiendo del punto de vista de una persona y cómo los ojos están enfocados, la obra de Leonardo da Vinci está sonriendo o muestra un gesto de seriedad.

 

Ahora, un nuevo estudio publicado en Vision Research da evidencia de que la Mona Lisa no fue la primera obra de da Vinci que graficó una sonrisa enigmática. Según los expertos de la Universidad de Sheffield Hallam, la técnica artística que creó esa famosa sonrisa pudo haber tomado cuerpo en la representación de una pintura llamada 'La Bella Principessa'.

 

Recientemente fue confirmado que el retrato de 'La Bella Principessa' fue pintado por da Vinci. Un nuevo análisis por los científicos Alessandro Soranzo y Michael Newberry sugiere que los antecedentes de los labios desconcertantes de la Mona Lisa pueden ser vistos en las técnicas visuales responsables de la sonrisa falsa en esa obra.

 

 

vinci 2

upi

 

 

Se piensa que el personaje del retrato es Bianca Sforza, la hija de 13 años de edad de Ludovico Sforza, Duque de Milán. Los científicos explicaron que dijeron el retrato es una prueba de que la expresión confusa de la Mona Lisa no fue un accidente.

 

Los analistas quienes han estudiado la Mona Lisa, dicen que el punto cambiante en la forma de sus labios depende de la perspectiva del que la ve. Si se mira directamente a la boca, la sonrisa de la Mona Lisa es fría, pero mientras los ojos se reenfocan en los detalles de su cara y su pelo, la sonrisa se hace evidente. Algunos han señalado que es como si da Vinci hubiese pintado a una Mona Lisa feliz y a otra triste. Las mismas técnicas se pueden apreciar en La Bella Principessa.

 

"Los resultados de estos experimentos apoyan la hipótesis de que hay un efecto ilusorio en el retrato de La Bella Principessa", explica Alessandro Soranzo, del departamento de psicología de Sheffield Hallam, en un comunicado de prensa.

 

“Es bastante concebible que la ambigüedad del efecto fue intencional, basado en la habilidad explícita artística de Leonardo, y su aforismo de que los retratos deben reflejar algo de "confusión interna de la mente".

 

 

FUENTE: Scientific American, UPI


Compartir Twittear Compartir