Criogenia: Tres académicos de Oxford anuncian que congelarán sus cuerpos al morir hasta que exista cura para sus enfermedades

Filosofía y Humanidades

Por Sophimania Redacción
13 de Junio de 2013 a las 18:50
Compartir Twittear Compartir
Criogenia: Tres académicos de Oxford anuncian que congelarán sus cuerpos al morir hasta que exista cura para sus enfermedades

La criogenia, una técnica para congelar el cuerpo humano inerte mediante el empleo de nitrógeno a muy bajas temperaturas, ha alimentado la imaginación de las personas a través de series e historias de ciencia ficción, pero su posibilidad real viene siendo sopesada con gran controversia en los círculos científicos y académicos. Su realización e implementación como una decisión relacionada a la salud del individuo se pone nuevamente en debate a raíz de que tres académicos de la prestigiosa Universidad de Oxford han hecho público, no solo su apoyo al método de preservación sino que han anunciado que se someterán a ese proceso cuando fallezcan. La finalidad es regresar a la vida cuando la medicina tenga la capacidad de curar las enfermedades por las que mueran.

El profesor sueco de Filosofía Nick Bostrom y su colega el investigador Anders Sandberg, han manifestado su deseo de que sus cabezas sean preservadas en nitrógeno líquido. Su decisión no es inmotivada; ambos representan una postura intelectual de apertura hacia la innovación tecnológica para el desarrollo de la especie humana.

Bostrom ha desarrollado una serie de investigaciones que abarcan muchos aspectos del transhumanismo, es decir, el desarrollo tecnológico y científico para potenciar las capacidades mentales y físicas de los humanos. Tiene una serie de escritos favorables acerca de la clonación, la inteligencia artificial, la nanotecnología y por supuesto sobre la criogenia. Defiende y promueve sus ideas desde la Asociación Transhumanista Mundial, fundada en 1998, y el Institute for Ethics and Emerging Technologies.

Por su lado, Sandberg también apuesta por el desarrollo humano a través de su imbricación con la tecnología. \u00c9l es experto en neurociencia computacional; tiene investigaciones acerca de temas sociales y éticos enfocados desde las nuevas tecnologías, como las mejoras cognitivas, la emulación cerebral, la neuroética.

Asimismo, el doctor Stuart Armstrong, también de Oxford, especialista en geometría parabólica, bioquímica computacional e investigador de teorías formales sobre la decisión y de los riesgos y posibilidades de la inteligencia artificial, ha manifestado su decisión de que todo su cuerpo sea congelado, como los otros investigadores. \u00c9l, como sus colegas Bostrom y Sandberg, también pertenece al Future of Humanity Institute, una institución afiliada a la Facultad de Filosofía de la Universidad de Oxford, donde se promueve la investigación interdisciplinaria, con aportes desde la Matemática, la Filosofía y la tecnología, para consolidar un panorama científico del desarrollo humano.

Sandberg ha dicho que su intención es preservarse para ser curado en un futuro cuando sea posible hacerlo: \"Mi esperanza es que quizás en 100 o 200 años, la sociedad habrá desarrollado las tecnologías para revivirme y curarme de lo que me haya causado la muerte\".

Los académicos nick bostrom, anders sandberg y stuart armstrong han anunciado su decisión de ser criogenizados.

Para Bostrom si bien hay mucho escepticismo respecto a la opción de congelar su cerebro, él sostiene su decisión en un optimismo pleno hacia la ciencia: \"Si vemos lo que ha pasado en los últimos 100 años y cuántas características del mundo de hoy pudieron haber sido anticipadas por una persona en 1913, te das cuenta de que cuando más incierto te sientas sobre el futuro, más sentido tiene tener tus opciones vivas, por ejemplo, intentar preservar tanta información en el cerebro como sea posible y no desecharla\".

En Estados Unidos, destacan dos empresas como las más importantes en el negocio de la criogenia. Alcor Life Extension Foundation, fundada en 1972 y ubicada en Arizona, es una de ellas y es donde serán criogenizados Bostrom y Sandenberg; ellos ya han firmado el acuerdo con Alcor. La otra es American Cryonics Society, en Michigan, es la otra que ya cuenta con más de 150 personas criogenizadas. La demanda no es escasa; hasta el momento, unas mil personas más esperan poder congelar sus restos en estos centros especializados. El monto a pagar por este tipo de servicio alcanza los 80 mil dólares, aunque se ofrecen paquetes de mayor o menor precio.

La criogenia no es una práctica reciente. En Estados Unidos se realizó por primera vez en 1967 al cuerpo del doctor James Bedford luego de su muerte. Como servicio comercial se empezó a ofrecer en la década de los setenta, que es cuando también empezaron los intensos debates acerca de su práctica.

Además de contar con el dinero suficiente, las personas que deseen criogenizarse deben pasar por ciertos procedimientos. Las empresas obligan a completar formularios legales muy específicos y rigurosos, que implican la afiliación a un plan de crionización, la autorización legal para realizar una donación anatómica (que es la forma legal con la que se dispone la criogenia), la autorización legal para la crooconservación, una declaración en la que se estipule la creencia religiosa del usuario, un acuerdo firmado por parte de la familia, entre otros requisitos.

 

Edición de Héctor Cárdenas para Sophimanía.

Fuente: ABC

 


Compartir Twittear Compartir