De cómo fuimos engañados con el cuento del chocolate que adelgaza

Filosofía y Humanidades

Por Sophimania Redacción
8 de Junio de 2015 a las 13:40
Compartir Twittear Compartir
De cómo fuimos engañados con el cuento del chocolate que adelgaza

A principios de año se difundió una “buena” noticia para muchas personas: se publicó un informe que pretendía demostrar que comer chocolate puede ayudar a perder peso más rápido. Aunque parecía demasiado bueno para ser verdad, la historia se coló en los medios de noticias de todo el mundo.

La semana pasada el periodista John Bohannon reveló que todo el estudio era una broma elaborada, una parte de un documental que él y los cineastas Peter Onneken y Diana Lobl, habían lanzado para revelar la corrupción en el corazón de los estudios sobre deitas.

¿Qué hicieron? Bohannon y su equipo pasaron por todas las prácticas estándares de la ciencia. Pero en todas las etapas eligieron métodos que conocían no conduciría a la verdad, sino a los titulares. Para comenzar el estudio reclutaron a una pequeña muestra de 15 personas dispuestas a ponerse a dieta durante tres semanas. Se dividieron la muestra en tres grupos: uno siguió una dieta baja en hidratos de carbono; otro siguieron esa dieta, pero también comieron una barra de 42 gramos de chocolate todos los días; y, finalmente, al grupo de control se les hizo hacer ningún cambio en su dieta regular.

 

 

choco 2

Foto: Science Alert

 

 

A lo largo del experimento, los investigadores midieron a los participantes en 18 formas diferentes, incluyendo su peso, colesterol, sodio, los niveles de proteína en la sangre, su calidad del sueño y su bienestar general.

Y aquí está su primer truco: la medición de una pequeña muestra de este tipo en muchos sentidos significa que están casi obligados a encontrar algo vagamente reportable. Como Bohannon lo explica: “piense en las mediciones como billetes de lotería. Cada uno tiene una pequeña posibilidad de pagar en forma de un resultado significativo sobre el que podemos hacer girar una historia y venderla a los medios de comunicación”.

Y así entonces la presentaron para su publicación en la revista Archivos Internacionales de Medicina, parece algo así como una revista académica real, solo que no tenía ninguna revisión por pares. Se aceptó en el plazo de 24 horas, y se publicó dos semanas más tarde.

La clave, Bohannon declaró, era "explotar la increíble pereza de los periodistas" para escribir la noticia sin verificar el estudio real. Medios de todo el mundo publicaban que el chocolate ayuda a bajar de peso.

Ninguno hizo la diligencia debida, como buscar la fuente original, ni revisar detalles de la investigación.

¡Nosotros no caímos!

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir