Descubren momia dentro de estatua de Buda del siglo XI

Filosofía y Humanidades

Por Sophimania Redacción
26 de Febrero de 2015 a las 11:31
Compartir Twittear Compartir
Descubren momia dentro de estatua de Buda del siglo XI

El Centro Médico Meandro en la ciudad holandesa de Amersfoort tiene mucha de experiencia en el tratamiento de antiguedaes, pero ninguna tan antigua como el paciente de 1.000 años de edad, que llegó a través de sus puertas a principios de septiembre de 2014 para pruebas y un chequeo.

 

Los investigadores llevaron una estatua milenaria de Buda, esperando que la tecnología médica moderna pudiera  arrojar luz sobre un antiguo misterio. Escondio dentro de la figura pintada de oro, encontraron un monje budista en una posición de loto. Se está exponiendo fuera de China por primera vez desde el año 2014.

 

 

 

 

buda 2

Foto: HISTORY



Los científicos realizaron una tomografía computarizada, un proceso que consiste, según el Instituto Nacional del Cáncer, en analizar mediante rayos X una superficie. Y de acuerdo con los especialistas del instituto holandés, se trata de una momia que podría tener más de mil años de antigüedad.



Los científicos, respaldados por el Museo Nacional de dicho país, pretenden explorar la cavidad torácica y abdominal del cadáver, ya que después del estudio encontraron que los órganos del sujeto fueron sustituidos por papeles con inscripciones en chino clásico.

 

La práctica de la auto-momificación entre los monjes budistas era muy común en Japón, pero ocurrió en otras partes de Asia, incluyendo China. Como se describe en el libro de Ken Jeremías "budas vivientes", los monjes interesados en la auto-momificación pasaban más de una década alimentándose de una dieta especial, lo que hacía que murieran de hambre poco a poco y mejoraba sus posibilidades de preservación.

 

Los monjes evitaban cualquier alimento hecho del arroz, trigo y soya. En vez de eso comían nueces, bayas, corteza de árbol y agujas de pino en cantidades decrecientes lentamente para reducir la grasa corporal y la humedad. También comían hierbas, nueces de cícadas y semillas de sésamo para inhibir el crecimiento de bacterias. Bebían una savia del árbol venenoso que se utilizaba para hacer laca, lo que impedía que los insectos se acerquen. 

 

FUENTE: History


Compartir Twittear Compartir