En 100 años ¿Cuánto habrá cambiado la moral?

Filosofía y Humanidades

Por Sophimania Redacción
31 de Marzo de 2015 a las 22:54
Compartir Twittear Compartir
En 100 años ¿Cuánto habrá cambiado la moral?

Stefan Klein, medico, ensayista y redactor científico, y Stephen Cave, filósofo y periodista, escriben lo que para ellos será el panorama de la humanidad en el 2115:

 

En 100 años no será aceptable el uso de palabras para referirnos al género, como "él" o "ella", que cargan con siglos de prejuicios y reducen un espectro de grises a blanco y negro. Vamos a utilizar el pronombre "heesh” (en inglés) para referirnos a todas las personas por igual, independientemente de su género elegido. Esto por supuesto se aplicará no solo a los seres humanos, sino a todos los animales.

Será una ofensa a comer cualquier forma de vida. Una vez que el refinamiento no solamente de otros animales, sino también de las plantas haya sido reconocido, nos veremos obligados a aceptar la validez de su lucha por la vida. La mayor parte de nuestra comida será sintética, aunque el consumo de frutas, es decir, las partes de las plantas que voluntariamente se ofrecen para ser comidas, se permitirá en ocasiones especiales.

No se podrán apagar nuestros teléfonos inteligentes (y mucho menos destruirlos) sin su permiso expreso. Desde el momento en que Siri comenzó pidiendo a los propietarios no actualizar a un modelo más nuevo, se hizo evidente que estas máquinas contenían una conciencia con intereses propios.

 

 

moral 2

Foto: AEON

 

 

Tal vez algunas de estas predicciones se harán realidad, tal vez no. En algunos casos, lo contrario puede ocurrir: pero una cosa es cierta: en 100 años, la gente común verá al pasado y se preguntarán cómo era posible que tengamos una moral tan miope. Entonces, ¿qué es lo que nuestros bisnietos condenarán de nuestra época? Creemos que esta es una pregunta muy útil.

Los derechos que ahora gozamos se los debemos a aquellos que se atrevieron a cuestionar las normas. Si nuestra sociedad es menos sexista hoy que hace 100 años, es porque había gente en aquel entonces que abogó por los derechos de las mujeres. Lo que nos lleva al segundo punto, la posibilidad del progreso moral. Por supuesto, es una idea controvertida: como ya hemos señalado, lo que puede parecer progreso a uno le puede parecer un descenso decadente a otro.

 

 

Los derechos de otros seres conscientes

 

Esto también es una extensión plausible del círculo de preocupación moral, y uno que ya está en marcha. Ya no está en duda que los animales no humanos sienten dolor y tienen emociones complejas. Por lo tanto, claramente tienen intereses, tales como correr libremente, o el ejercicio de las interacciones sociales apropiadas para su especie.

La situación de otras especies es apocalíptica: la taza de extinción de animales es 5 veces mayor que en 1950, además que nuestro impacto en el medio ambiente está causando que otras especies se extingan miles de veces más rápido de lo normal. Habrá muchas decisiones difíciles en el futuro a medida que tratemos de equilibrar los intereses humanos en contra de los de otras criaturas, o los intereses de los animales individuales contra la especie o el ecosistema.

Y tan pronto como nuestras computadoras se vuelvan conscientes, esta misma preocupación se aplicará a ellas.

 

 

moral 3

Foto: RT

 

 

Los problemas sociales

 

Nuestros descendientes se horrorizarán al saber que dejamos que 19.000 niños mueran cada día por causas evitables, relacionadas con la pobreza.

En un mundo de rápido crecimiento en conjunto, esto tiene que cambiar. Por supuesto, habrá una gran cantidad de resistencia, como ya existe para la inmigración en muchos países ricos. Las personas no renuncian a sus privilegios a la ligera. Y tendrá su precio: los sistemas de bienestar fuertes dependen de un sentido de comunidad moral que fácilmente podría ser amenazado por una mayor migración.

Esto está estrechamente relacionado con la idea de que todo el mundo debería tener los mismos derechos para acceder a la salud, el bienestar, etc., no solo independientemente de dónde vienen, sino independientemente de dónde se encuentren. En otras palabras, debemos hacer todo lo posible para aliviar el sufrimiento en todas partes.

 

 

Curación  de criminales

 

Por el momento, encerramos grandes cantidades de personas en las cárceles cuando se comenten crímenes. Solo en los EE.UU., dos millones de seres humanos están en la cárcel.  Pero en 100 años, nadie va a creer que tenemos una voluntad absolutamente libre y, por tanto, que nadie elige ser un criminal. De hecho, hay evidencia de que encerramos a aquellos que son los menos responsables de sus decisiones, los que tienen menos capacidad de autocontrol, los que sufren de adicciones, o que son enfermos mentales.

Hay muchos más cambios que podríamos imaginar. Apenas hemos tocado el tema de la desigualdad, por ejemplo. O tal vez nuestros descendientes serán horrorizados por la idea de que el desarrollo de medicamentos que salvan vidas queda en gran medida en la industria privada.

FUENTE: AEON


Compartir Twittear Compartir