Estudio: La religión y el ateísmo son ambos naturales en el ser humano

Filosofía y Humanidades

Por Sophimania Redacción
17 de Febrero de 2016 a las 10:45
Compartir Twittear Compartir
Estudio: La religión y el ateísmo son ambos naturales en el ser humano

Aunque existen muchas evidencias de la necesidad natural del ser humano por la creencia en fuerzas espirituales o religiosas, una nueva publicación, el libro afirma que el ateísmo no es una tendencia actual (aunque definitivamente ahora sí podemos medirlo), sino que ha existido a lo largo de la historia.

Esta afirmación es la afirmación es la proposición central de un nuevo libro “Luchando contra los dioses” de Tim Whitmarsh, profesor de Cultura griega de la Universidad de Cambridge. El profesor sugiere que el ateísmo (que suele ser visto como un fenómeno moderno) no solo era común en la antigua Grecia y Roma pre-cristiana, sino que probablemente floreció en la mayoría de civilizaciones modernas de entonces.

El estudio cuestiona los dos supuestos que apuntalan los debates actuales entre ateos y creyentes: En primer lugar, la idea de que el ateísmo es un punto de vista moderno, y en segundo lugar, la idea de "universalismo religioso", que dice que los seres humanos están predispuestos de forma natural a creer en algo.

"En lugar de hacer juicios basados ​​en la razón científica, los primeros ateos hicieron objeciones universales acerca de la naturaleza paradójica de la religión, sobre el hecho que acepta cosas que no se conocen de manera intuitiva en el mundo. El hecho de que esto ocurría hace miles de años sugiere que las formas de incredulidad pudieron existir en todas las culturas, y probablemente han existido desde siempre", explica  Whitmarsh.

Los primeros ejemplos, como los escritos ateos de Jenófanes de Colofón son contemporáneas con el segundo templo de la era del judaísmo, y son anteriores significativamente al cristianismo y el Islam. Incluso Platón dijo que los no creyentes contemporáneos "no eran los primeros en haber tenido este punto de vista acerca de los dioses".

Gran parte del ateísmo no ha sido escrito. La idea de universalismo religioso se construye en parte en la idea de que las sociedades primitivas eran religiosas por naturaleza, porque creer en Dios es algo predeterminado e inherente para los seres humanos. Por el contrario, "los creyentes hablan del ateísmo como si se trata de una patología o una fase particularmente extraña en la cultura occidental moderna que pasará eventualmente".

Mientras que el ateísmo llegó en varias formas y tamaños, Whitmarsh también sostiene que hubo movimientos organizados ateístas, como se puede ver en el trabajo de los primeros pensadores (como Anaximandro y Anaxímenes, que intentaron explicar por qué fenómenos como truenos y terremotos en realidad no tenían nada que ver con los dioses), a través de escritores famosos como Eurípides, cuyas obras criticaban abiertamente la causalidad divina.

Uno de los más famosos grupos de ateos en el mundo antiguo, los epicúreos, argumentaron que no había tal cosa como la predestinación y rechazaron la idea de que los dioses tenían algún control sobre la vida humana.

A pesar de esto, Whitmarsh hace hincapié en que su estudio no está diseñado para probar o refutar la verdad del ateísmo en sí. En la primera página del libro añade: "yo, sin embargo, tengo la fuerte convicción de que el pluralismo cultural y religioso, y el debate libre, son indispensables para una buena vida”.

 

 

FUENTE: University of Cambridge


#religion #filosofia #ateismo
Compartir Twittear Compartir