Estudio: Las personas más altruistas son menos religiosas

Filosofía y Humanidades

Por Sophimania Redacción
5 de Noviembre de 2015 a las 15:47
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Las personas más altruistas son menos religiosas

Ser religioso o ateo no hace más buenas a las personas, pero sí que parece condicionar la forma de entender la generosidad y el altruismo hacia desconocidos. Un nuevo estudio publicado en Current Biology ha  sorprendido al mostrar que los niños y niñas criados en ambientes religiosos son menos proclives a ser generosos, que existe una correlación inversa entre el altruismo y la educación en valores identificados con la fe.

 

“Los niños más altruistas eran de familias ateas o no religiosas. La religión no es una garantía para la moralidad", asegura el autor, Jean Decety, neurocientífico y psicólogo de la Universidad de Chicago. Por medio de un experimento realizado con menores de entre 5 y 12 años en seis países culturalmente muy diversos (Canadá, EE UU, Jordania, Turquía, Sudáfrica y China), los investigadores encontraron que los escolares que no reciben valores religiosos en su familia son notablemente más generosos cuando se trata de compartir sus cosas con otros niños.

 

"Es importante destacar que los niños más altruistas vienen de familias ateas o no religiosas", destaca el líder del estudio. "Espero que la gente empiece a entender que la religión no es una garantía para la moralidad, y que la religión y la moralidad son dos cosas diferentes", remata cuestionado por la importancia de este estudio.

 

En la investigación preguntaron a los padres si sus hijos eran más o menos generosos. Los padres religiosos dan por hecho que sus hijos son más altruistas, aunque compartían menos. Otro hallazgo importante es que la religiosidad hace que los niños sean más severos a la hora de condenar el daño interpersonal, como por ejemplo los empujones. "Este último hallazgo encaja bien con investigaciones previas con adultos: la religiosidad está directamente relacionada con el aumento de la intolerancia y de las actitudes punitivas hacia delitos interpersonales, incluyendo la probabilidad de apoyar penas más duras".

 

En los últimos años la investigación psicológica ha revelado que que los creyentes tienden a dirigir su empatía hacia su propio grupo.

 

Lo difícil sería explicar por qué sucede esto, pero los investigadores creen que los religiosos sienten que ya cumplieron su cuota de generosidad cuando donan dinero a parroquias, lo que los exime de ser altruistas con desconocidos. Eso explicaría que los niños criados en hogares religiosos, que se perciben como más sensibles y justos, son menos altruistas entre sus compañeros de clase.

 

 

FUENTE: El País


Compartir Twittear Compartir