Las experiencias determinan quién te parece atractivo

Filosofía y Humanidades

Por Sophimania Redacción
5 de Octubre de 2015 a las 09:13
Compartir Twittear Compartir
Las experiencias determinan quién te parece atractivo

Un grupo de científicos ha realizado la prueba más grande hasta el momento: el análisis de las preferencias de más de 35.000 personas, y ha demostrado que realmente todos tenemos un “tipo” único. La investigación ha sido publicada en la revista Current Biology.

 

De hecho, el estudio mostró que, incluso los gemelos idénticos (que comparten casi el 100 % de su ADN) no se sienten atraídos por las mismas personas, lo que sugiere que se trata de nuestras experiencias, más que nuestros genes, las que determinan si encontramos a alguien atractivo o no.

 

"Estimamos que las preferencias estéticas de un individuo coinciden en un 50 % con los demás" dice Laura Germine del Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Harvard, en un comunicado de prensa.

 

Por supuesto, hay algunas cosas que la gente encuentra casi universalmente atractivas. Los investigadores creen que estas cosas pueden ser codificadas en nuestros genes. Por ejemplo, los estudios han demostrado que la mayoría de la gente prefiere rostros con características simétricas y que sugieren la fertilidad. Los investigadores encontraron que, más allá de eso, la gente tiene ideas muy diferentes sobre lo que hace a alguien atractivo.

 

Para averiguar lo que estaba impulsando esas diferencias, el equipo pidió a 547 pares de gemelos idénticos y 214 pares de gemelos no idénticos que evaluaran el atractivo de 200 caras diferentes. Encontraron que las experiencias parecían ser lo que determina si alguien es atractivo o no. Y las experiencias son muy específicas para cada individuo.

 

"El entorno es importante, depende de la familia, pero también influyen factores más sutiles e individuales como las experiencias únicas y los compañeros y amigos, así como las redes sociales”, explica Germine. Incluso la primera pareja determina esas preferencias.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir