Argentina logra parar al gigante multinacional de transgénicos Monsanto

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
12 de Diciembre de 2014 a las 16:55
Compartir Twittear Compartir
Argentina logra parar al gigante multinacional de transgénicos Monsanto

 

Malvinas Argentinas es el nombre de una pequeña localidad rural ubicada en el centro de Córdoba, Argentina. En los últimos dos años este poblado de 12.000 habitantes cobró fama internacional por liderar una de las principales batallas ecológicas al enfrentarse contra Monsanto, quien anunció la construcción de la mayor planta de semillas de maíz transgénico de América Latina. Ahora los medioambientalistas pueden cantar victoria pues han logrado frenar un emprendimiento de la multinacional.

 

 

Ayuda internacional

 

 El proyecto de Monsanto está paralizado desde 2013 gracias a la resistencia de la comunidad, liderada por la Asamblea de Vecinos Malvinas Lucha por la Vida.

La Asamblea comenzó el acampe en septiembre de 2013 y recibe apoyo de activistas de varios países. En septiembre pasado, los asambleístas de Malvinas Argentinas organizaron un festival de música para conmemorar el primer año de su gesta.

"La mayoría de quienes realizan 'el acampe' son activistas que han venido de toda Argentina y de países como Francia, España, Colombia, Ecuador, Chile y Uruguay", le dijo Eduardo Quispe, uno de los asambleístas, a BBC Mundo.

 

1monset2

 

 

 

El fallo legal

 

En enero pasado, la Justicia ordenó que se detenga la obra de Monsanto, haciendo lugar al amparo interpuesto por la Asamblea. El fallo exigió al municipio que paralice el proyecto hasta que se realice un estudio de impacto ambiental y se celebre una audiencia pública.

La Secretaría de Ambiente de Córdoba rechazó, en febrero, el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa, bajo el argumento de que tenía carencias técnicas. Monsanto no aclaraba cómo se tratarían los desechos y el agua contaminada con agroquímicos.

En una declaración enviada a BBC Mundo, la empresa señaló que está trabajando en la preparación de un nuevo estudio, con la colaboración de "reconocidos expertos y con la mayor excelencia, para cumplir y superar los más altos estándares de calidad exigidos".

Pero aun no hay fecha determinada para su presentación.

 

 

1monset3

La Asamblea comenzó el acampe en septiembre de 2013 y recibe apoyo de activistas de varios países.

La asamblea contra los transgénicos

 

Los asambleístas afirman que los agrotóxicos utilizados durante la producción de semillas transgénicas contaminarán la zona.

"Las semillas reciben un baño químico y durante el proceso de secado se desprenden partículas que son dañinas para la salud", le dijo Gastón Mazzalay, uno de los voceros de la Asamblea, a BBC Mundo.

"El pueblo está a solo 700 metros de la planta, y 310 días del año el viento sopla en esta dirección". Sin embargo, Monsanto niega que la planta contaminará al pueblo o presentará "un riesgo para la población", agregó.

"En sus instalaciones no se va a sembrar maíz ni se producirán agroquímicos, ni se contaminará el medioambiente... Cumplirá con las más exigentes normas requeridas por los gobiernos municipal, provincial y nacional", señaló.

Mosanto dijo que la planta "es similar a una que la empresa tiene en la localidad de Rojas (Buenos Aires) y que opera desde hace más de 20 años, sin que se hayan registrado antecedentes de contaminación".

Y aseguró que "existen otras 42 plantas procesadoras de semillas de maíz de otras compañías en funcionamiento" en Argentina.

Las semillas transgénicas causan polémica en el mundo. El 100% de la soja argentina es transgénica, al igual que el 92% del algodón y el 84% del maíz.

 

Los transgénicos en Argentina

 

Las 23,9 millones de hectáreas de cultivos transgénicos que tiene el país representan la tercera mayor superficie sembrada con OGM del mundo, después de Estados Unidos, con 69,5 millones y Brasil, con 36,6 millones.

Argentina también es pionera en el uso de transgénicos, ya que fue el primer país en adoptarlos, junto con EE.UU., en 1996. El cultivo con transgénicos hace que se multiplique el uso de agroquímicos, porque las semillas se usan en conjunto con estos plaguicidas.

La mayoría de las semillas son modificadas genéticamente para ser resistentes a herbicidas, que se usan para matar las malezas.

La Red de Médicos de Pueblos Fumigados de Argentina estimó este año que en las últimas dos décadas el uso de agroquímicos en el país aumentó un 858%. Según el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina (INTA), cada año se usan más de 300 millones de litros de herbicidas en el campo.

También el ministro de Salud Pública del Chaco, otra zona agrícola en el noreste argentino, expresó a la BBC su preocupación por el aumento de enfermedades y malformaciones que algunos atribuyen al uso de agroquímicos.

"Queremos que una comisión independiente venga y realice análisis exhaustivos", dijo Antonio Morante en mayo pasado, antes de renunciar a su cargo en junio, por diferencias políticas con el gobierno.

 

1monset4

Según un sondeo, el 65% de los vecinos está en contra de la instalación de la planta de Monsanto.

 

 

Controversia

 

Entidades como la Royal Society de Londres, la más antigua sociedad científica del Reino Unido, y la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de Estados Unidos determinaron que los transgénicos no son riesgosos para la salud.

Sin embargo, numerosos estudios advierten sobre los peligros del uso del glisfosato. Aunque las autoridades de Argentina desmerecieron los estudios y descartaron que este agroquímico sea peligroso si se utiliza correctamente.

Tanto la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (Conabia) como el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) avalan su uso.

Por su parte Monsanto también resalta que el glifosato es seguro. "Está clasificado en la Categoría de Menor Riesgo Toxicológico (Clase IV), es decir, productos que normalmente no ofrecen peligro, según el criterio adoptado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)", señala la empresa en su página de internet.

A pesar de la resistencia que enfrenta, Monsanto dijo a BBC Mundo que "mantiene su vocación de construir una planta modelo en la localidad de Malvinas Argentinas, y de ser una oportunidad para el desarrollo sustentable de la comunidad".

En abril pasado, el presidente para Latinoamérica Sur de la empresa, Luiz Beiling, había sugerido que podrían cambiar la obra de lugar.

"Estamos comprometidos con Córdoba, pero estamos empezando a mirar, si no sale, cuál es el plan B, C, o D", dijo en su momento el ejecutivo a la prensa.

 

 Fuente: bbc


Compartir Twittear Compartir