¿Cómo ha evolucionado la maldad?

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
5 de Abril de 2016 a las 10:24
Compartir Twittear Compartir
¿Cómo ha evolucionado la maldad?
Internet

En estos días, la palabra "mal" tiene connotaciones religiosas. Está ligado a la moral y las transgresiones contra la voluntad de un ser divino. Pero también tiene un significado no religioso, que  implica actuar de una manera malévola, explica Lucy Jones para la BBC.

“Sabemos que los humanos evolucionaron de los monos y, en última instancia, a partir de animales mucho más simples”, continua Jones. Eso significa que hemos heredado muchos de nuestros comportamientos de nuestros antepasados ​​animales. Pero, ¿esto incluye la maldad? Hay muchas definiciones diferentes de maldad: causar sufrimiento intencional, destrucción, o daño a B para el beneficio de A, etc.

Un grupo de psicólogos que incluyen a Del Paulhus de la Universidad de Columbia Británica y a Kevin Williams, analizó el “maquiavelismo” por primera vez hace unos 15 años. Inicialmente se hablaba de una tríada oscura, que incluía el maquiavelismo, la psicopatía y el narcisismo. Pero luego se agregó el sadismo. Pero, ¿por qué existen estos comportamientos en los seres humanos?

El maquiavelismo implica el uso inteligente de estrategias y astucia para ganar poder. Es parte normal de la vida política y en los humanos, pero Dario Maestripieri de la Universidad de Chicago ha encontrado comportamientos maquiavélicos en sociedades de monos rhesus durante sus estudios más de 20 años. Los monos dominantes utilizaron ataques inesperados de agresión a los subordinados, esto hizo que se formaran alianzas.

Los monos rhesus actúan de esta manera porque desean poder y las conductas maquiavélicas son una forma eficaz para establecer y mantener el dominio, o hacer alianzas con individuos dominantes. Sin embargo, no es una estrategia libre de riesgo. Si un miembro del grupo es visto atacando monos bebé, por ejemplo, recibe un castigo.

Sin embargo, no solo los primates tienen conductas de este tipo. Ben Wilson, de la Universidad de las Highlands, Reino Unido, formó parte de un equipo que observó evidencia de interacciones violentas entre los delfines y las marsopas. Se observaron matanzas sin sentido entre estos animales, que no se daba por competencia por alimentos, sino por alguna otra razón.

En última instancia, no sabemos por qué los delfines atacan marsopas. Incluso hay animales que torturan a sus víctimas sin comerlas, como una especie de juego sádico solo observado en humanos. Se han observado delfines matar gaviotas como forma de juego, por lo que podríamos asociarlo a formas de juego infantil. Este sadismo sería una forma de entrenarse antes de ser adultos que cazan. Entonces, es probable que los sádicos sean personas que muestran alguna forma de desarrollo detenido, y es extraño que permanezca a largo plazo en sociedades adultas… entonces, ¿por qué existe?

Es un argumento moralmente preocupante, pero quizás los comportamientos oscuros son, paradójicamente, beneficiosos para las sociedades humanas y animales, porque alientan a otras personas a estar en guardia y pensar cuidadosamente sus movimientos. Es decir, hacen que las personas se adapten mejor a un ambiente hostil.  

Explicar el egoísmo extremo a menudo asociado con el narcisismo podría ser más fácil si se toma la perspectiva de los genes en la evolución. Richard Dawkins escribió sobre el egoísmo de los genes, cuyo objetivo es perpetuar de generación en generación. Poco les importa a los genes, si su éxito se debe a un costo de otras secuencias genéticas u organismos que se encuentran dentro.

Mientras que los humanos tienen cultura, lo que les permite reconocer su colectividad y disminuir el egoísmo, todos los seres vivientes son máquinas de la supervivencia de los genes, y hasta cierto punto esto puede ayudar a explicar no solo la evolución y la supervivencia del narcisismo, sino también de los otros componentes de la tétrada oscura.

Por ejemplo, el psicópata y el maquiavélico han tenido más sexo que la mayoría de la gente debido a una cierta tendencia a la promiscuidad asociada con su comportamiento. "Se puede persuadir y manipular mucho mejor si se piensa estratégicamente y sin preocupación empática por herir los sentimientos de otro", dice Del Paulhus.

Podría decirse que el verdadero misterio no está en el origen de los comportamientos "malos", sino en el hecho de que los seres humanos suelen considerar estas conductas como de mal gusto e incluso son social y penalmente castigadas y aun así son vigentes en el comportamiento humano.

John Armstrong, un escritor británico, y el filósofo de la escuela de la vida, ve una brecha entre la aspiración humana por la justicia y la ética y las leyes de la naturaleza. A menudo sentimos que algo que está "mal" va en contra del orden natural de las cosas, o, como lo expresó Armstrong, "en desacuerdo con todo lo que uno podría esperar". Pero tal vez la realidad es la opuesta: es el mal comportamiento el que es natural y exitoso.

 

 

FUENTE: BBC


#violencia #evolucion #maldad
Compartir Twittear Compartir