¿El Perú es realmente el tercer país más empático del mundo?

Sociología y Antropología

Por Alexandra Hernandez Muro
18 de Octubre de 2016 a las 11:49
Compartir Twittear Compartir
¿El Perú es realmente el tercer país más empático del mundo?
mentemaravillosa

Un nuevo estudio publicado en  Journal of Cross-Cultural Psychology encontró que, según datos analizados de 104,365 adultos en 63 países diferentes, Ecuador es el país más empático en el mundo, seguido por Arabia Saudí y Perú.

El estudio intenta medir la compasión por los demás y la tendencia a imaginar el punto de vista de otra persona. Lituania se clasificó como el país menos empático del grupo. La investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad del Estado de Michigan, es el mayor estudio realizado en la historia sobre la empatía.

Pero, ¿realmente es un estudio bien ejecutado? Vamos por partes.

El estudio analiza encuestas virtuales que fueron respondidas por más de 100 mil personas. Estas encuestas analizaban los vínculos entre sentimientos de empatía y rasgos de personalidad, y además, incluían preguntas sobre los comportamientos pro-sociales, como el voluntariado y las donaciones de caridad.

Este es un gran problema, ya que preguntarle a una persona si se considera empática no necesariamente nos indica si la persona es o no es empática. La empatía está definida por la habilidad de comprender y compartir los estados emocionales de otras personas. En otras palabras, implica por un lado, entender que la otra persona se puede sentir bien o mal por efecto de alguna situación, pero también tener la capacidad de sentirnos de la misma manera que ella, como síntoma de que somos capaces de colocarnos simbólicamente en su misma situación.

La empatía tiene como efecto la solidaridad y la cohesión de un grupo. Pero para comprobar que alguien, efectivamente, es empático, no podemos quedarnos en solo preguntarle si considera que lo es. Muchas personas, sino la mayoría, indicarían que sí son empáticas, pero en la práctica, las personas que la rodean podrían no describirla como tal.

Los investigadores definieron la empatía como la tendencia a estar psicológicamente en sintonía con los sentimientos y las perspectivas de los demás. Para medirla pidieron a los participantes completar una lista de preguntas extraídas de varias pruebas estandarizadas de empatía y personalidad, prosocialidad e individualismo / colectivismo. También midieron la autoestima y la sensación de bienestar de cada individuo.

Se les pidió a los voluntarios clasificar una serie de declaraciones como "a menudo siento ternura y tengo sentimientos por las personas menos afortunadas que yo". En sí, esta pregunta no necesariamente mide si la persona realmente se pone en la situación de otra, ya que también podría medir la deseabilidad social: la tendencia a responder lo que uno cree que los otros esperan como comportamiento adecuado.

Este es uno de los grandes problemas de los instrumentos psicológicos. Basarnos en los auto reportes de las personas en temas que tienen que ver con “ser bueno” o “normal”, muchas veces no nos indica lo que la persona realmente siente o hace, sino que reflejan su necesidad de ajuste social. En otras palabras, nos responden lo que creen que es adecuado.

La forma correcta de medir una habilidad no es preguntarle a otro si considera que la tiene o no, sino ponerla a prueba. Aunque podemos tener cierta idea sobre nuestras propias habilidades, tendemos a autopercibirnos como mejores de lo que realmente somos. La autopercepción, además, está mediada por el contexto, la autoestima y el aprendizaje. Por ejemplo, las mujeres suelen pensar que son mejores en habilidades verbales que los hombres, y los hombres suelen pensar que son malos para las habilidades verbales y mejores en matemáticas, a pesar de obtener los mismos puntajes.

En este estudio, los resultados mostraron que los países 'colectivistas', es decir, aquellos con los participantes que prefirieron frecuentar grupos sociales, tuvieron mayor empatía, amabilidad, responsabilidad, autoestima, bienestar subjetivo, y conductas prosociales.

Sin embargo, el Perú tiene uno de los índices más altos de violencia, y el 86 % de los peruanos se siente inseguro, según datos del INEI del 2013. Y eso, sin mencionar el racismo o la violencia de género y sus altos índices de incidencia. Definitivamente, comportamientos como estos no indican que somos uno de los países más empáticos del planeta.

Si bien, al parecer,  muchos peruanos se consideran empáticos y amables, esta creencia no nos dice nada sobre la realidad y los comportamientos que observamos en el día a día.

El estudio debió llamarse “auto percepción de empatía”, ya que está basado en los auto reportes de los participantes. Parece que somos muy buenos para decir que somos buenos.

* Alexandra Hernández es licenciada en psicología clínica y estudió una Maestría en Neuropsicología por la Universidad Peruana Cayetano Heredia. 


#peru #empatía
Compartir Twittear Compartir