Este es el primer país que pena con cárcel las "terapias de conversión" para homosexuales

Sociología y Antropología

Por Alexandra Hernandez Muro
7 de Diciembre de 2016 a las 13:02
Compartir Twittear Compartir
Este es el primer país que pena con cárcel las "terapias de conversión" para homosexuales
Foto: internet

Malta se ha convertido en el primer país europeo en prohibir la terapia de conversión homosexual. El proyecto de ley contra la práctica, que pretende "curar" a una persona no heterosexual de su sexualidad, fue aprobado por unanimidad, informa la BBC.

Bajo la nueva ley, cualquiera que intente "cambiar, reprimir o eliminar la orientación sexual, la identidad de género y / o la expresión de género de una persona" será multado o incluso encarcelado. Los profesionales se enfrentarán a multas severas de hasta 10,000 euros y podrían ser encarcelados por hasta un año.

El proyecto de ley también corrobora legalmente que "ninguna orientación sexual, identidad de género o expresión de género constituye un trastorno, enfermedad o deficiencia de ningún tipo".

La terapia de conversión ha ido disminuyendo con el tiempo, pero sigue siendo más popular en los Estados Unidos (y Latinoamérica) que en Europa. Sus partidarios afirman que utiliza técnicas psico-terapéuticas y de consejería estándar para que las personas puedan cambiar o reducir sus "tendencias homosexuales" por su propia voluntad. Sin embargo, la Asociación Mundial de Psiquiatría ha denunciado la práctica como poco ética, no científica y perjudicial para quienes la padecen.

Hace dos años, NHS Inglaterra y el Real Colegio de Psiquiatras (junto con otras 12 organizaciones en el Reino Unido) firmaron un acuerdo que lo calificó de "potencialmente dañino y poco ético". También ha sido prohibido en menores de edad en varios lugares de los Estados Unidos, incluyendo California e Illinois.

Las terapias de conversión no funcionan, lo que hacen es convencer a la persona LGBT de no expresar su orientación sexual o expresión de género para prevenir la discriminación, mayormente basado en prejuicios fundamentalistas o patologizantes. Pero la homosexualidad no es el problema a atacar, sino la homofobia.

La OMS retiró la homosexualidad de su lista de trastornos mentales hace 26 años y, como la Asociación Psiquiátrica Americana, está camino a eliminar el transgenerismo de su lista de trastornos también, para su siguiente edición del CIE. Esto significa que con el tiempo y las investigaciones se ha ido demostrando que la homosexualidad y bisexualidad son orientaciones sexuales tan normales y comunes como la heterosexualidad,  y que la identidad de género es una construcción que no afecta la calidad de vida de las personas. Lo que sí afecta la salud mental es la discriminación en la forma de homofobia y transfobia hacia estas personas.

Sin embargo, sí hay indicadores de prevalencia mayor en las personas LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y trans), debido a que las condiciones de vida de estas personas suelen ser más complejas que las de personas heterosexuales, debido al entorno social hostil, es por ello que se recomiendan las terapias afirmativas, que respetan la orientación sexual e identidad de género de las personas y buscan que tenga mayores estrategias de afrontamiento ante los problemas que pueda tener durante la construcción de su identidad sexual, como la aceptación de su identidad o los problemas familiares y sociales. 


#homosexualidad #lgbt #terapia conversion
Compartir Twittear Compartir