Estudio: Nuestros sesgos son más fuertes que la evidencia

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
5 de Septiembre de 2017 a las 11:26
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Nuestros sesgos son más fuertes que la evidencia
imagen: internet

A todos nos gusta pensar que somos criaturas racionales capaces de tomar decisiones objetivas, pero nuestros sesgos pueden ser mucho más fuertes de lo que pensamos.

Una nueva investigación publicada en PLOS Computational Biology, científicos de la ENS y el University College de Londres han descubierto que los humanos tenemos una excelente habilidad para ignorar hechos que no encajan con nuestros prejuicios.

Stefano Palminteri, de la École Normale Supérieure, dirigió la investigación. Previamente, ya habían informado que los seres humanos están sesgados para elegir el camino de menor resistencia, aunque eso pueda generar disonancia más tarde. En esas situaciones, las personas no parecen ser capaces de percibir repercusiones futuras intangibles. Es decir, elegimos el camino que es más compatible con nuestras creencias, sin reconocer que eso pueda traer consecuencias desfavorables en el futuro.

El equipo de Palminteri buscó descubrir en un entorno experimental si nuestros sesgos son tan fuertes al punto en que seguiríamos aferrándonos a ellos incluso cuando algo tangible está en juego en ese momento. El estudio incluyó a 20 voluntarios que realizaron dos variantes de una tarea: elegir entre pares de símbolos, cada uno de los cuales había sido asignado un valor en puntos.

Para la primera variante de la tarea, a los participantes solo se les dijo el valor de los símbolos que eligieron. Con el tiempo, aprendieron que algunos símbolos eran más valiosos y desarrollaron un sesgo hacia la elección de esos símbolos.

Para la segunda variante, los participantes fueron informados de los valores de ambos símbolos, aunque solo pudieron elegir uno. Sin embargo, continuaron eligiendo los símbolos que habían aprendido desde antes (en la primera parte del experimento) a pesar de que luego aprendían que el otro símbolo valía más.

Esta podría ser la razón por la que algunas personas no cambian de opinión, incluso cuando la evidencia es abrumadora. "Es como si no escucharas las voces en tu cabeza diciéndote que estás equivocado, incluso si pierdes dinero", dijo Paliminteri. En 2015, los investigadores de Carnegie Mellon publicaron hallazgos de que casi todo el mundo es ciego a sus propios sesgos, y esto no es fácil de superar. "La objetividad completa es probablemente algo que nunca lograremos ", dijo Palminteri.

Sin embargo, todavía hay esperanza: un estudio de 2012 encontró que ser consciente del propio sesgo y cuidar de sus efectos son herramientas poderosas en la lucha contra este. Es decir, tenemos que hablar más sobre esto y criticar las decisiones que se reafirman en el sesgo.

 

Traducción y resumen del artículo original publicado en ScienceAlert


#hechos #sesgo
Compartir Twittear Compartir