Qué dice la ciencia sobre la risa y el sentido del humor

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
10 de Abril de 2015 a las 15:35
Compartir Twittear Compartir
Qué dice la ciencia sobre la risa y el sentido del humor

Un estudio realizado por Sophie Scott, neurocientífica del University College de Londres, en Namibia le hizo darse cuenta de que la risa es uno de los "tics" vocales más valiosos. Investigaciones previas mostraron que todos podemos reconocer seis emociones universales, sin importar la cultura -miedo, ira, sorpresa, disgusto, pena y felicidad- basándonos en las expresiones faciales.

Por ejemplo, se dio cuenta de que la mayoría de las risas no tenían nada que ver con el humor. "La gente piensa que se está riendo de las bromas de los demás, pero en una conversación la persona que se ríe más es la que está hablando", dice Scott. La investigadora ve la risa como una "emoción social", algo que nos une y ayuda a que formemos lazos, independientemente de si algo es gracioso o no.

Las parejas que se ríen juntas se liberan del estrés de una situación complicada más fácilmente. De hecho la risa parece ser la principal forma de mantener relaciones. Scott se basa en investigaciones que muestran cómo las parejas que se ríen juntas se liberan del estrés de una situación complicada más fácilmente y, en general, suelen estar juntos más tiempo.

Un investigador de la Universidad de Oxford, Robin Dunbar, descubrió también que la risa contribuye a aliviar el dolor, posiblemente porque activa la liberación de endorfinas, los neurotransmisores que están asociados con la existencia de una sensación de bienestar.

 

 

risa 2

Foto: BBC

 

 

A los comediantes les resulta más fácil trabajar en salas grandes, porque la risa se transmite mejor donde hay mucha gente. Además de investigar sobre cómo reírse facilita el contacto con otros, las posibilidades sociales de la risa llevaron a Scott a aventurarse en clubs de comedia. "Lo interesante de la risa en este tipo de situaciones es que sigue tratándose de una interacción directo", afirma. De alguna manera la audiencia tiene una conversación con el cómico.

"Me interesa lo que pasa cuando la audiencia empieza a reírse y en cómo eso desaparece -independientemente de si los demás se ríen- porque la experiencia al fin y al cabo es entre la persona y el cómico". Sin embargo, a los cómicos les suele resultar más fácil trabajar en lugares grandes, probablemente porque la naturaleza contagiosa de la risa hace que las olas de júbilo se transmitan mejor donde hay mucha gente.

La risa parece algo trivial, efímero y sin demasiado sentido, pero nunca es neutral: siempre esconde algún significado. La investigadora ha tratado de estudiar el fenómeno poniendo sensores a la audiencia para medir los límites de la risa, pero sin mucho éxito por el momento.

Scott incluso sube al escenario alguna que otra noche, aunque niega que la ciencia haya hecho más fácil su capacidad para hace reír a la gente. Pero todo esto ha hecho que Scott entienda mejor lo poderosa que es la risa como arma para expresarnos y hacer que la gente nos escuche. "La risa parece algo trivial, efímero y sin demasiado sentido", afirma, "pero nunca es neutral: siempre esconde algún significado".

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir