La “moralidad” polariza nuestras decisiones políticas

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
9 de Marzo de 2017 a las 11:51
Compartir Twittear Compartir
La “moralidad” polariza nuestras decisiones políticas
Imagen: Internet

Una serie de tres estudios que se han publicado recientemente sugieren que las decisiones no son solo el resultado del razonamiento. Más bien, sentir aversión moral hacia los oponentes políticos nos obliga a tomar posiciones que ayudan a nuestro equipo a "ganar". Esto es cierto incluso si significa adoptar posiciones con las que de otro modo no estaríamos de acuerdo.

Una teoría de la moralidad propuesta por Jonathan Haidt sugiere que la moral "ciega" a la gente a puntos de vista alternativos que incluso considerar las opiniones del otro lado se vuelve tabú. Con esa teoría en mente, el investigador Randy Stein propuso que las creencias morales fuertes podrían hacer que la gente sienta el impulso de tomar decisiones que maximizan su distancia de las personas que creen que tienen una moralidad diferente.

En uno de sus experimentos, se les preguntó acerca de sus preferencias en términos de colores y marcas. Los participantes tenían respuestas variadas. Luego se les agrupó según su inclinación política y se les volvió a preguntar las mismas cosas y se les pidió recordar su respuesta, pero se les indicó que no había problema si no la recordaban y se equivocaban. Conocer la respuesta de la mayoría de su grupo hizo que la gente sintiera el impulso de dar una respuesta acorde al grupo.

Cuando los participantes pertenecían al grupo mayoritario, hubo un aumento de cambios de respuesta cuando previamente habían estado en desacuerdo con la mayoría. A pesar de que solo se les pidió que repitieran lo que dijeron hace un momento sobre una cuestión de opinión bastante trivial, sentían un impulso conformista porque sus convicciones políticas coincidían con las del grupo mayoritario.

Del mismo modo, cuando los participantes tenían un fuerte disgusto moral por el grupo mayoritario, informaron un aumento de “errores” al recordar sus repuestas que coincidían con las preferencias de esa mayoría contraria. Este impulso hizo que la trivial tarea de expresar su opinión se volviera difícil.

La gente cree que utiliza su razonamiento para decidir si, por ejemplo, un aumento del salario mínimo tendrá consecuencias positivas o negativas, pero los impulsos morales probablemente ya han tenido efecto antes de que cualquier pensamiento deliberativo sobre el tema haya comenzado. Sin embargo, los efectos observados son probablemente un proceso pasivo, automático.

FUENTE: LiveScience


#politica #decisiones #moral
Compartir Twittear Compartir