¿Por qué aceptar la diversidad nos vuelve más inteligentes?

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
30 de Enero de 2017 a las 15:53
Compartir Twittear Compartir
¿Por qué aceptar la diversidad nos vuelve más inteligentes?

Decenas de investigaciones realizadas por científicos, psicólogos, sociólogos, economistas y demógrafos de organizaciones demuestran que los grupos socialmente diversos (es decir, aquellos con una diversidad de raza, etnia, sexo y orientación sexual) son más innovadores que los grupos homogéneos.

Parece obvio que un grupo de personas con experiencia individual diversa sería mejor que un grupo homogéneo en la solución de problemas complejos y no rutinarios. Esto no es solo porque las personas con diferentes orígenes tienen nueva información, sino que la interacción de grupos diferentes permite anticipar puntos de vista alternativos y el consenso requerirá más esfuerzo.

Lo primero que hay que reconocer sobre la diversidad es que puede ser difícil. En los Estados Unidos, donde el diálogo de inclusión es relativamente avanzado, incluso la mención de la palabra "diversidad" puede conducir a ansiedad y conflicto. Los jueces de la Corte Suprema no están de acuerdo con las virtudes de la diversidad y los medios para lograrlo. Las corporaciones gastan miles de millones de dólares para atraer y administrar la diversidad tanto interna como externamente, pero todavía enfrentan demandas por discriminación y el liderazgo en el mundo de los negocios sigue siendo predominantemente blanco y masculino.

Sin embargo, la diversidad es positiva. La investigación ha demostrado que la diversidad social en un grupo puede causar incomodidad, interacciones más ásperas, falta de confianza, mayor conflicto interpersonal percibido, menor comunicación, menos cohesión, mayor preocupación por falta de respeto y otros problemas. Entonces, ¿cuál es la ventaja?

La diversidad aumenta la creatividad. Alienta la búsqueda de información y perspectivas nuevas, lo que conduce a una mejor toma de decisiones y solución de problemas. La diversidad puede mejorar la línea de fondo de las empresas y conducir a descubrimientos sin trabas e innovaciones revolucionarias. Incluso simplemente estar expuesto a la diversidad puede cambiar la forma de pensar. Esto no es una ilusión: es la conclusión a la que llego luego de décadas de investigación de científicos organizacionales, psicólogos, sociólogos, economistas y demógrafos.

Las investigaciones han demostrado repetidamente que este es el caso. Por ejemplo, los profesores de negocios Cristian Deszö de la Universidad de Maryland y David Ross de la Universidad de Columbia estudiaron el efecto de la diversidad de género en las firmas más importantes de la lista de Standard & Poor's Composite 1500, un grupo diseñado para reflejar el mercado de renta variable global. En sus palabras, encontraron que, en promedio, "la representación femenina en la alta dirección lleva a un aumento de $ 42 millones en valor firme". También midieron la "intensidad de la innovación" de las empresas a través de la proporción de gastos de investigación y desarrollo. Encontraron que las empresas que daban prioridad a la innovación tenían mayores ganancias financieras cuando las mujeres formaban parte de las filas de liderazgo.

La diversidad racial puede ofrecer el mismo tipo de beneficios. En un estudio realizado en 2003, Orlando Richard, profesor de administración de la Universidad de Texas en Dallas, y sus colegas, encuestaron 177 ejecutivos de bancos nacionales en los EE.UU., y elaboraron una base de datos comparando el desempeño financiero, la diversidad racial y el énfasis que ponían los ejecutivos en la innovación. En los bancos centrados en la innovación, la mayor diversidad racial estaba asociada con un mejor rendimiento financiero.

En agosto de 2012, un equipo de investigadores del Credit Suisse Research Institute emitió un informe en el que examinaron 2.360 empresas a nivel mundial entre 2005 y 2011, buscando una relación entre la diversidad de género en las empresas y el desempeño financiero. Los investigadores descubrieron que las compañías con una o más mujeres en el consejo ofrecieron rendimientos promedio más altos y mejor crecimiento promedio.

En 2006 Margaret Neale de la Universidad de Stanford, Gregory Northcraft de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y yo, nos propusimos examinar el impacto de la diversidad racial en pequeños grupos de toma de decisiones en un experimento donde compartir información era un requisito para el éxito. Reunimos grupos de tres personas: uno donde todos los miembros eran blancos, otro donde dos eran blancos y otro donde solo uno era blanco. Se les dio información sobre un asesinato. Para averiguar quién cometió el asesinato, los miembros del grupo tendrían que compartir toda la información que poseían colectivamente durante el debate. Los grupos con diversidad racial superaron significativamente a los grupos sin diversidad racial. Estar con otros similares nos lleva a pensar que todos tenemos la misma información y compartimos la misma perspectiva. Esta perspectiva impidió a los grupos de solo blancos procesar eficazmente la información, lo que dificultó su creatividad e innovación.

Este efecto no se limita a la raza. Los profesores de administración Denise Lewin Loyd de la Universidad de Illinois, Cynthia Wang de la Universidad Estatal de Oklahoma y Robert B. Lount, Jr., de la Universidad Estatal de Ohio, les preguntaron a 186 personas si se identificaban como demócratas o republicanos. Luego, les hizo leer una noticia sobre un misterioso asesinato y se les pidió decir quién pensaba que cometió el crimen. A continuación, se les dijo que se les pondría en parejas y que su pareja estaba en desacuerdo con su opinión, pero que tendrían que juntos llegar a un acuerdo sobre el crimen. Se les dijo que debían intentar convencer a su contraparte, pero a la mitad se les informó que su compañero sería de un partido político diferente al suyo, mientras al resto se les hizo creer que pertenecían a su mismo partido.

El resultado: los demócratas a quienes se les dijo que un compañero demócrata no estaban de acuerdo con ellos se preparaban menos para la discusión, que los demócratas a quienes se les dijo que un republicano no estaba de acuerdo con ellos. Los republicanos mostraron el mismo patrón. Cuando el desacuerdo proviene de una persona socialmente diferente, nos enfocamos más en nuestros argumentos. La diversidad nos “sacude” cognitivamente de maneras que la homogeneidad no hace.

Por esta razón, la diversidad parece conducir a una investigación científica de mayor calidad. Richard Freeman, profesor de economía en la Universidad de Harvard y director del Proyecto de Fuerza Laboral de Ciencia e Ingeniería en la Oficina Nacional de Investigación Económica, junto con Wei Huang, doctorado en economía de Harvard, examinaron la identidad étnica de los autores de 1,5 millones de artículos científicos escritos entre 1985 y 2008 utilizando la Web of Science de Thomson Reuters, una completa base de datos de investigaciones publicadas. Encontraron que los papeles escritos por diversos grupos reciben más citas y tienen mayores factores de impacto que los documentos escritos por personas del mismo grupo étnico.

Agregar diversidad social a un grupo hace que la gente crea que pueden existir diferencias de perspectiva entre ellos y aceptar, con el tiempo, estos diferentes comportamientos.  Los miembros de un grupo se sienten seguros porque piensan que sus pares estarán casi siempre de acuerdo con ellos y que podrán llegar fácilmente a un consenso. Pero cuando los miembros de un grupo notan que son socialmente diferentes entre sí, cambian sus expectativas. Anticipan diferencias de opinión y perspectiva. Asumen que tendrán que trabajar más para llegar a un consenso. Esta lógica ayuda a explicar tanto el lado positivo como el negativo de la diversidad social: las personas suelen juntarse con quienes tienen ideas similares, pero exponerse a la diversidad hace que trabajen más duro y sean más productivos.

En un estudio de 2006 sobre la toma de decisiones por el jurado, el psicólogo social Samuel Sommers de la Universidad de Tufts encontró que grupos racialmente diversos intercambiaron una gama más amplia de información durante la deliberación de un caso de agresión sexual. Sommers compuso los jurados de seis personas con grupos de solo personas blancas o grupos mixtos. Como era de esperar, los jurados más diversos fueron mejores para considerar los hechos del caso, tuvieron menos errores recordando la información relevante y mostraron una mayor apertura a discutir el papel de la raza en el caso. En presencia de la diversidad, eran más diligentes y de mente abierta.

Katherine W. Phillips para Scientific American

Y nosotros queremos agregar que, más allá de que sea beneficioso económicamente o aumente la productividad, la diversidad debe ser visibilizada simplemente porque las personas tenemos orígenes y conductas diversas y la segregación es una forma de discriminación que va en contra de los derechos humanos y la igualdad de oportunidades.


#diversidad
Compartir Twittear Compartir