¿Por qué los perros pueden encontrar su casa?

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
24 de Mayo de 2016 a las 08:14
Compartir Twittear Compartir
¿Por qué los perros pueden encontrar su casa?
dcdogsitter

La ciencia ha sido lenta para identificar y comprender plenamente los procesos y las señales implicadas en la migración animal, escribe Jacqueline Boyd para The Conversatio. Sin embargo, la evidencia sugiere que una amplia gama de especies, desde escarabajos hasta los perros, tienen unas habilidades increíbles para viajar largas distancias, sin uso de GPS.

Una enorme variedad de animales utilizan una serie de diferentes sistemas sensoriales con el fin de recorrer grandes distancias. Las hormigas del desierto utilizan señales ambientales olfativas, las abejas parecen capaces de recordar las rutas a los sitios de alimentación cuando se exponen al olor de ese lugar. Las aves también parecen utilizar brújulas de sol y estrellas, los gusanos nematodos parásitos son capaces de moverse hacia nuevos anfitriones, respondiendo a las vibraciones sísmicas y otras especies utilizan las vibraciones para la captura de presas.

Murciélagos, aves y mamíferos marinos también pueden identificar la ubicación y los viajes con la ayuda del sonar e infrasonido, mientras que los puntos de referencia visuales parecen críticos para especies como los seres humanos. Pero, ¿cómo encuentran los perros sus casas? Es probable que muchos animales, incluyendo los perros, naveguen usando una integración de muchos sistemas internos y externos mencionados anteriormente. Los perros, además, tienen una motivación reforzada por las recompensas, lo que provoca su deseo de regresar.

Curiosamente, la evidencia reciente de que los perros y algunos primates poseen una molécula asociada con la magnetorecepción (la capacidad de detectar un campo magnético) podría explicar con más detalle regreso de los perros. Parece que esta molécula está presente en las células del cono retiniano de una gama de otras especies también, incluyendo perros, zorros, lobos, osos y tejones.

También se ha identificado en algunas especies de primates. La razón de la presencia de esta molécula permanece indeterminada, sin embargo, la identificación de criptocromo 1 en los fotorreceptores de los ojos de estos mamíferos es idéntica a la ubicación de la misma molécula en aves. Esto podría sugerir que la capacidad de responder a la información de posición magnética se mantiene en las aves y algunos mamíferos. De hecho, conduce a la sugerencia de que los perros podrían incluso defecar en respuesta al campo magnético de la tierra.

 

FUENTE: The Conversation


#perro #migracion
Compartir Twittear Compartir