Secretos del origen de la humanidad revelados gracias a un lago

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
9 de Diciembre de 2015 a las 13:23
Compartir Twittear Compartir
Secretos del origen de la humanidad revelados gracias a un lago

El descubrimiento de un esqueleto de niño en el lago Turkana, en el norte de Kenia, en 1984 sigue emocionando a los investigadores.

Habrá tenido 8 años cuando murió y sus huesos se hundieron en los sedimentos del lago, donde se preservaron durante 1,5 millones de años. Este es el fósil de humano más completo que se haya descubierto. Pero no es el único fósil que se descubrió: es solo uno de los muchos fósiles de estos humanos descubiertos cerca del lago.

Hoy el lago Turkana está en medio de un ambiente desértico seco y hostil. Pero hace dos millones de años, el lago era mucho más grande y estaba rodeado de vegetación. En épocas más húmedas, fue un lugar ideal para que los humanos vivieran, y para que, al morir, sus restos se fosilizaran.

Esto se debe a que el lago se encuentra en una zona volcánica, donde la actividad tectónica puede mover la corteza terrestre y crear nuevas capas."Son circunstancias muy buenas donde puedes hallar huesos sepultados en la arena", explica Fred Spoor del University College de Londres, en Reino Unido.

Desde entonces, períodos de fuertes lluvias han erosionado muchas de estas capas, dejando al descubierto los fósiles. El hallazgo reforzó la idea de que no había una sola línea en los primeros humanos, sino múltiples linajes, como el Homo habilis, el Homo erectus y el Paranthropus booisei. Otros descubrimientos en Koobi Fora sugieren que las tres especies Homo coexistieron hace unos 1,78-1,98 millones de años.

El niño de Turkana reveló que su especie caminaba más como lo hacemos nosotros. "Es un paso en la dirección en la forma en que los seres humanos nos movemos, distinta a la manera en que lo hacían otros homínidos ancestrales y primates", explica Shea. Las lanzas no se fosilizan, pero un estudio de 2013 sugiere que el Homo erectus desarrolló la habilidad de lanzar. Y esto quizás fue muy útil, porque durante los tiempos del niño de Turkana el clima era extremadamente variable.

Se han encontrado herramientas de piedra, conocidas como bifaz, que datan de esta época. Esto sugiere que los primeros humanos pudieron haberlas hecho y compartido esta habilidad con otros. El especialista Ignacio de la Torres, del University College de Londres, explica que una vez que surgió esta tecnología, persistió durante más de un millón de años.

Y hay una buena razón para que haya sucedido: estas bifaz eran herramientas multifuncionales, el equivalente a una navaja del ejército suizo de la era de piedra.

El lago Turkana también ha ayudado a revelar lo que ocurrió con la evolución humana, incluso antes de que el género Homo surgiera. En 1974 investigadores en Etiopía descubrieron un fósil de 3,2 millones de años, el Australophitecus afarenis, apodada "Lucy". "Cuando se descubrió a Lucy era muy poco lo que se sabía antes. Todos los especímenes que se conocían databan después de la era de Lucy", le explicó a la paleontóloga Meave Leakey en octubre de 2015.

Había una sola línea de descendencia de los simios a Lucy y "de allí salieron nuestros ancestros inmediatos". Para Leakey esto no tanía sentido, así que se planteó la misión de buscar fósiles de otras especies del mismo período. Su equipo descubrió fósiles en la costa oeste del lago que demostraron la diversidad que había en la era de Lucy.

Hasta ahora se había asumido que solo las especies Homo podían hacer herramientas de piedra, pero esta era más antigua que cualquier fósil de Homo conocido, lo que sugiere que especies más antiguas como Australophitecus afarensis o Kenyanthropus platyops también podían hacer herramientas.

 

 

FUENTE: BBC


#homo #hombre #erectus #evolucion #lucy #linaje
Compartir Twittear Compartir