Stephen Hawking dice que vivimos el momento más peligroso de nuestro planeta

Sociología y Antropología

Por Victor Roman
9 de Diciembre de 2016 a las 13:17
Compartir Twittear Compartir
Stephen Hawking dice que vivimos el momento más peligroso de nuestro planeta
La desigualdad es una llamada de atención para las élites mundiales. Imagen: Internet

En una columna escrita para el diario inglés The Guardian, el famoso físico teórico Stephen Hawking, ha hablado del peligroso cocktail que representan para la humanidad las nuevas tecnologías, la inequidad y sobreexposición que generan las redes sociales.

El profesor Hawking comienza su artículo de opinión hablando sobre la sorpresa que ha generado en las élites occidentales, especialmente en la británica y la norteamericana, los resultados de las votaciones en sus respectivas naciones. Primero con el triunfo del Brexit en el Reino Unido y luego con la elección de Donald Trump como presidente.

Sin embargo, lejos de criticar de plano los resultados, Hawking intentan explicarlos. “Para los expertos, no hay duda que esto era un grito de ira de la gente, quienes sentían que habían sido abandonados por sus líderes”, señala el físico de 74 años. “Fue, todo el mundo parece estar de acuerdo, el momento en que los olvidados hablaron, encontrando sus voces para rechazar el consejo y la orientación de expertos y la élite en todas partes” agrega.

Hawking asegura que este rechazo a la opinión de las élites intelectuales y políticas ha ocurrido debido a la creciente desigualdad que está afectando a los sectores más empobrecidos de las sociedades occidentales.

El fracaso financiero dio a conocer que muy pocas personas trabajando en el sector financiero pueden acumular grandes ingresos, mientras que el resto apenas tienen para subsistir. “Vivimos en un mundo de creciente desigualdad financiera, en la que muchas personas no sólo pueden ver desaparecer su nivel de vida, sino su capacidad para ganarse la vida”, escribe Hawking.

El voto por el Brexit y Trump, entonces, se deben “a las preocupaciones subyacentes sobre las consecuencias económicas de la globalización y la aceleración del cambio tecnológico” explica Hawking.

Por otro lado, el Profesor advierte que los avances tecnológicos como la automatización y la inteligencia artificial podrían ahondar más estas brechas. “La automatización de las fábricas ya ha diezmado empleos en la manufactura tradicional, y es probable que el aumento de la inteligencia artificial extienda esta destrucción de trabajo en las clases medias... El Internet y las plataformas hacen posible que grupos muy pequeños de individuos hagan enormes ganancias, mientras que emplean muy pocas personas. Esto es inevitable, es progreso, pero también es socialmente destructivo”, añade.

Además, presencia del internet y las redes sociales aumenta la sensación de desigualdad, algo que no había ocurrido en el pasado. “Las vidas de las personas más ricas en las partes más prósperas del mundo son agonizantemente visibles para cualquier persona, que tenga acceso a un teléfono, aunque sea pobre. Y debido a que hay ahora más gente con un teléfono que acceso al agua potable… esto significará pronto que casi cada uno en nuestro planeta cada vez más apretado no podrá escapar de la desigualdad”, afirma Hawking.

Las consecuencias de esto serán mayores migraciones, a ciudades primero y países desarrollados después, en búsqueda de mejores condiciones de vida. “Lo cual, a su vez, generará que los habitantes locales sean más propensos a caer en la intolerancia y en el discurso del populismo político”, dice.

Sin embargo, el Prof. Hawking cree que ahora lo que importa es la reacción de las llamadas élites, tanto intelectuales como políticas. “¿Deberíamos, rechazar estos votos como efluvios de crudo populismo que no tienen en cuenta los hechos e intentan eludir o circunscribir las elecciones que representan? Yo diría que este sería un terrible error” escribe.

Lo que más importa, según Hawking, es que nuestra especie trabaje en conjunto para enfrentarnos a desafíos ambientales impresionantes como el cambio climático, la producción de alimentos, la superpoblación, la extinción de otras especies, las epidemias y  la acidificación de los océanos. “Todo esto, es un recordatorio de que estamos en el momento más peligroso en el desarrollo de la humanidad. Ahora tenemos la tecnología para destruir el planeta en el que vivimos, pero aún no hemos desarrollado la capacidad de escapar de él”, sentencia.

Entonces es tiempo que los líderes del mundo reconozcan su fracaso y trabajen para que las ganancias dejen de estar concentradas en unas pocas manos y se puedan compartir. Además, las futuras generaciones deben comenzar a capacitarse para los desafíos que representan las nuevas tecnologías y deben ser apoyados financieramente mientras lo hacen.

“Podemos hacerlo, soy un optimista enorme con mi especie; pero requerirá que las élites, de Londres a Harvard, de Cambridge a Hollywood, aprendan las lecciones del pasado. Aprender sobre todo una medida de humildad”, finaliza Hawking.

 

FUENTE: THE GUARDIAN


#stephen hawking #desigualdad
Compartir Twittear Compartir