Tecnología convierte agua de mar en agua potable en minutos

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
17 de Septiembre de 2015 a las 15:55
Compartir Twittear Compartir
Tecnología convierte agua de mar en agua potable en minutos

Purificar el agua sucia es un proceso muy difícil y caro. Incluso en California, las presiones financieras afectan a lo que se puede hacer para hacer frente a la grave sequía en la zona. Aun así, los que están en países en desarrollo tienen mucho menos dinero para acceder a tecnologías de este tipo, por lo que científicos de la Universidad  de Alejandría en Egipto acaban de desarrollar una tecnología que permite volver potable agua de mar.

 

El procedimiento utiliza una técnica de desalinización llamada pervaporación que elimina la sal del agua de mar y la hace potable. Membranas sintéticas hechas especialmente para este dispositivo se utilizan para filtrar grandes partículas de sal e impurezas, con el fin de que sean evaporadas. Luego el resto se calienta, vaporiza y condensa de nuevo en agua limpia.

 

Estas membranas se pueden hacer en cualquier laboratorio utilizando materiales baratos que están disponibles a nivel local, y la parte de vaporización del proceso no requiere ninguna electricidad. Esto significa que el nuevo método es barato y conveniente para áreas sin una fuente de suministro regular, dos factores que son muy importantes para los países en desarrollo.

 

 

potable 2

science alert

 

 

La técnica no sólo desala el agua del mar, sino que es capaz de eliminar aguas residuales y suciedad de ella también. Los investigadores tienen experiencia combinada en oceanografía, ingeniería química, ingeniería agrícola y biosistemas, y su trabajo ha sido publicado en la revista Water Science and Technology.

 

"La tecnología implementada en el estudio es mucho mejor que la ósmosis inversa, la tecnología utilizada actualmente en Egipto y la mayoría de los países de Oriente Medio y Norte de África", explica Helmy El-Zanfaly, profesor del Centro Nacional de Investigación de Egipto.

 

Por desgracia para los que están a la espera de este tipo de tecnología, se requiere mucho trabajo antes de que pueda ser puesto en acción: los académicos que trabajan en el proyecto tienen que establecer una prueba piloto que pruebe sus teorías.

 

Lo cierto es que un nuevo procedimiento de este tipo podría tener un enorme impacto en las vidas de millones de personas, unas 750 millones de personas en todo el mundo que no tienen acceso a agua potable.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir