Hedy Lamarr: La actriz de Hollywood e inventora que fue clave para que tengamos wifi

Apps y Software

Por Sophimania Redacción
19 de Enero de 2017 a las 10:57
Compartir Twittear Compartir
Hedy Lamarr: La actriz de Hollywood e inventora que fue clave para que tengamos wifi
foto: internet

Un día como hoy hace 100 año nació Hedy Lamar, una actriz de Hollywood que jugó un papel clave en el desarrollo de la tecnología de teléfonos celulares ampliamente utilizada hoy en día.

Nacida en Viena, la actriz hizo una contribución poco conocida a la comunicación inalámbrica cuando trató de desactivar una posible amenaza militar durante la Segunda Guerra Mundial. Para evitar que los torpedos controlados a distancia sean secuestrados, ayudó a desarrollar una versión temprana de la comunicación de espectro expandido, que es parte de la base de las tecnologías inalámbricas como Bluetooth y Wi-Fi.

A los 18 años, Lamarr obtuvo su primera exposición a la ciencia aplicada cuando se casó con Friedrich Mandl, un fabricante de armamentos 14 años mayor. Se decía que era extremadamente posesivo y controlador. Según se informa, Mandl la controlaba tanto que le prohibió seguir su carrera cinematográfica y la mantuvo presa en su hogar. Fue durante este tiempo que Mandl exigió que Lamarr lo acompañara a reuniones con socios comerciales donde se discutieran las tecnologías militares.

Richard Rhodes, ganador del Pulitzer, he escrito un libro sobre la vida de Lamarr. En el libro cuenta que la actriz era a menudo contratada en películas por su apariencia y le daban pocas líneas, por eso se aburrió rápidamente de Hollywood. "Hedy no bebía, no le gustaba la fiesta", dice. "Su idea de una buena velada era una cena tranquila con amigos inteligentes donde poder discutir ideas".

Rhodes dice que Lamarr tenía instalada una mesa de dibujo en su casa y que ahí comenzó a inventar. Entre sus proyectos había un semáforo mejorado y una tableta que, cuando se disolvía en agua, creaba una soda similar a Coca-Cola.

Mientras inventaba, cuenta Rhodes, Lamarr se interesó por los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial. Cuando los submarinos alemanes comenzaron a apuntar a los cruceros de pasajeros, dice, se sintió obligada a inventar algo para ayudar a la causa aliada. Se concentró en los misiles, que eran armas poderosas pero difíciles de controlar. Lamarr pensaba que si podían ser guiadas por radio, había una mejor oportunidad de que alcanzaran su objetivo.

Después de divorciarse de Mandl, Lamarr se trasladó a Hollywood para reanudar su carrera como actriz, trabajando con artistas como Clark Gable, Spencer Tracy y Lana Turner durante la "Golden Age" de MGM, según una biografía oficial del sitio de fans. Fue durante este tiempo que Lamarr conoció a George Antheil, un compositor, autor e inventor. El tema de sus conversaciones pronto se convirtió en los misiles controlados por radio, y así Lamarr comenzó a colaborar con Antheil en un método para cambiar rápidamente las frecuencias sincronizadas al azar.

El plan de la pareja era usar un rollo de piano para cambiar aleatoriamente la señal enviada desde el centro de control al torpedo en ráfagas cortas entre 88 frecuencias, al igual que las 88 teclas del teclado de un piano. El sistema de comunicaciones secretas recibió la patente de los Estados Unidos número, pero la técnica nunca fue adoptada por los militares durante la guerra.

La patente resurgió en la década de 1950, cuando las empresas privadas estaban desarrollando una tecnología inalámbrica llamada CDMA. El método de Lamarr todavía está en uso hoy en día en las redes celulares, dispositivos Bluetooth y Wi-Fi. Casi tres años antes de que Lamarr muriera en 2000, la Electronic Frontier Foundation le otorgó un premio por su contribución a las comunicaciones inalámbricas.

Su aporte nos recuerda que las mujeres fueron centrales en el desarrollo de muchas de las tecnologías que usamos hoy.  Las cifras actuales revelan que son pocas las mujeres y las minorías que están representadas en la fuerza de trabajo en ciencia y tecnología. Cambiar esas tendencias se ha convertido en un tema central, particularmente entre los educadores y los críticos de la industria.

Algunos de los debates se han centrado en hacer que más mujeres puedan acceder a la educación STEM (ciencia, tecnología e innovación) y que obtengan más títulos en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Pero Lamarr es un recordatorio de que no se tiene que tener títulos para hacer cambios significativos en las ciencias.

 

FUENTES: NPR, CNET


#genero #wifi #hedy lamarr
Compartir Twittear Compartir