Lo que no sabías de las contraseñas

Apps y Software

Por Sophimania Redacción
8 de Diciembre de 2014 a las 16:37
Compartir Twittear Compartir
Lo que no sabías de las contraseñas

 

 

A medida que avanza la tecnología, nuestra vida online se vuelve más vulnerable. Por esto las contraseñas en el mundo digital tienen ventajas y desventajas. Se calcula que cada usuario pude llegar a tener hasta 15 claves, lo que implica un gran problema para recordarlas. Pero el inicio de las contraseñas no siempre fue tan complicado.

 

 

Historia de guerra

Entre 1960 y 1977, la contraseña secreta que le permitía a los presidentes estadounidenses lanzar misiles nucleares era: 00000000.

 

El código, o PAL (Dispositivo de seguridad de armamento) fue introducido por el presidente John F. Kennedy en 1960 para prevenir un lanzamiento no autorizado de los mil misiles de largo alcance Minuteman que fueron introducidos durante la Crisis de los misiles en Cuba de 1960. Los cuales se mantuvieron como el eje central del disuasivo estratégico de EE.UU. hasta la década de los 70.

 

Quienes estaban en los depósitos subterráneos de misiles también tenían un sistema de doble llave para asegurar una decisión conjunta, de manera que nadie pudiera lanzarlos solo.

 

Pero ni el presidente ni el secretario de Defensa, Robert McNamara, sabían que los generales del Mando Aéreo Estratégico en Omaha escogieron una contraseña tan fácil de recordar.

 

Los códigos "secretos" fueron mejorados en 1977, tras una larga campaña de un exempleado de la Fuerza Aérea y congresista, quien resaltó la amenaza que implicaba dejar el procedimiento tan abierto.

 

 

1cont3

“No hay secretos mejor guardados que los que todos adivinan”, George Bernard Shaw (1856-1950). 

 

Pero para sorpresa de muchos, el gobierno en Londres no tenía ninguna contraseña de protección.

 

Los documentos puestos a disposición del público en 2007 muestran que la bomba nuclear WE 177, con la que entrenaron las tripulaciones de los aviones Tornado y los anteriores V-bomber, se armaba usando un artefacto sencillo que se parecía al seguro para evitar el robo de una bicicleta.

 

Para lanzar un misil atómico, había que quitar dos tornillos de un panel parecido a la cubierta del control remoto de una televisión y con solo una llave Allen estándar se podía seleccionar cómo se quería desplegar el arma: potencia alta o baja, estallido en aire o en tierra, etc. Para completar el proceso, se insertaba una llave de bicicleta y se giraba 90º: sin contraseña, sin sistema de doble llave, se disparaba un misil nuclear.

 

 

Recordación de contraseñas

 

Los expertos recomiendan crear contraseñas únicas, distintas y complicadas, pero una de las contraseñas más usadas es 12345.

 

El software para descifrar contraseñas generalmente usa un enorme diccionario de posibilidades, y prueba una tras otra. Por eso usar una palabra real no es buena idea, y esa es la razón por la cual muchos sitios requieren que uno utilice tanto letras como números, y hasta mayúsculas.

 

El problema es que si el sitio web exige que se utilice al menos una letra en mayúscula, quien está intentando descifrar el código puede descartar todas las palabras escritas solo con minúsculas.

 

Lo mismo ocurre al usar contraseñas con números o de al menos seis caracteres, se descartan todas las que no tienen números o todas las que tienen cinco caracteres o menos. El beneficio de contar con ese tipo de contraseñas es que no se puede deducir la clave al usar un diccionario estándar.

 

Actualmente existen nuevas posibilidades para proteger nuestra información personal, como claves con comandos de voz, huellas digitales o reconocimiento de rostro. Según los expertos en seguridad, estas modalidades funcionan bien en computadoras, pero aún no son lo suficientemente seguros en dispositivos móviles, como celulares.

 

Fuente: bbc


Compartir Twittear Compartir