Científicos diseñan dispositivos que nos harán más inteligentes

Gadgets, Wearables e Innovación

Por Victor Roman
29 de Diciembre de 2015 a las 15:01
Compartir Twittear Compartir
Científicos diseñan dispositivos que nos harán más inteligentes

De un tiempo acá, los esfuerzos por incrementar nuestra característica más saltante, la inteligencia, han aumentado. Primero fueron los nootrópicos, ahora un grupo de científicos está desarrollando dispositivos capaces de incrementar nuestra función cerebral en los momentos de más estrés o cansancio.

 

Funciona a través de una técnica llamada espectroscopio funcional de infrarrojo cercano (o fNIRS por sus siglas en inglés). Dos sensores colocados sobre el cuero cabelludo emiten un haz de luz roja inofensiva en el cráneo. Esta luz roja analiza la cantidad de vasos sanguíneos en el cerebro, y así puede determinar los niveles de oxígeno. Altos niveles de oxígeno significan que el cerebro está funcionando sin problemas, y niveles bajos significan que está en modo piloto automático.

 

El sistema ya ha sido utilizado con una aplicación de Google Glass que retiene las notificaciones si el cerebro está ocupado en otras tareas. Pero ahora un equipo de investigadores de la Universidad de Tufts quiere ir más allá y mejorar el estado cognitivo del cerebro cuando parezca estar decayendo.

 

Esta parte del proceso se llama estimulación transcraneal con corriente directa (tDCS), y consiste en aplicar al cerebro un solo miliamperio de corriente eléctrica a través de electrodos fijados en la cabeza. El tDCS ya se ha utilizado para tratar la depresión, accidentes cerebrovasculares, y tinnitus; y los investigadores creen que podría ser utilizado para mejorar nuestras capacidades cognitivas.


"Simplemente queremos encender la actividad cerebral durante un minuto o dos y luego regresarla a su estado normal", dijo Rob Jacob, investigador principal, a New Scientist. "Estamos buscando un control preciso... Estamos buscando medirte con fNIRS y, basados en esta medición, ajustarlo lentamente. Es una especie de comunicación de dos vías con el cerebro."

 

La tecnología se encuentra todavía en sus primeras etapas y hay investigaciones que sugieren que la técnica podría no funciona en todo el mundo. Algunos resultados de tDCS han sido inconsistentes, pero el sistema puede ser mejorado y perfeccionado con el tiempo.

 

"Veo al humano y a la computadora como dos procesadores de información potentes conectadas por un estrecho canal", dice Jacob. "Nuestro objetivo es mejorar el ancho de banda entre los dos."

 

El sistema tiene que ser calibrado cuidadosamente para cada individuo (un largo proceso, que es una de las barreras que hay que superar antes de masificar un producto como este). El lado positivo es que es barato y fácil de configurar: no se necesita un título en biología o miles de dólares para hacerse.

 

Puede tomar algún tiempo antes de que nuestros aparatos de alta tecnología puedan responder a las fluctuaciones de nuestra actividad cerebral, pero en un futuro no muy lejano podremos comunicarnos con ellos además de mejorar nuestras capacidades cognitivas cuando lo necesitemos.

 

 

FUENTE: SCIENCEALERT


#gadget #fnir #tcds
Compartir Twittear Compartir