Estas son las razones porque aún no tenemos mejores baterías

Gadgets, Wearables e Innovación

Por Sophimania Redacción
17 de Octubre de 2016 a las 17:17
Compartir Twittear Compartir
Estas son las razones porque aún no tenemos mejores baterías
Panasonic es una de las grandes fabricantes de baterías. Foto: Tesla

Para poder contaminar menos necesitamos cambiar nuestra base energética, de combustibles fósiles a energías renovables. Sin embargo, aunque las tecnologías de paneles solares o de molinos de viento siguen mejorando y bajando de precio, estas tienen una falla consistente: no puede generar energía de manera permanente.

Los paneles solares no pueden funcionar de noche y si los vientos son débiles, las turbinas de viento van a producir poca energía. Entonces, para poder guardar esa energía extra y usarla más adelante, necesitamos baterías.

Actualmente las baterías de litio son las más comerciales, pero a pesar de los pomposos anuncios como el de “haber llegado al santo grial de las baterías”, la verdad es que el avance es lento, demasiado lento. Por eso  el MIT ha recogido algunas de las razones de porqué las baterías no han mejorado de manera sustantiva.

Económico

De acuerdo con un análisis reciente de Lux Research en el que se estudió 4 mil millones de dólares en inversiones en almacenamiento de energía, las startups que desarrollan nuevas baterías que no son de litio tienen un promedio de inversión de 40 millones de dólares en los 8 primeros años. La inversión de Tesla en su Gigafactory, que producirá baterías de iones de litio, totalizará alrededor de 5 mil millones de dólares. Esa enorme brecha de inversión es difícil de superar.

"Te costará 500 millones de dólares establecer una pequeña línea de fabricación y hacer todas las minucias de la investigación que hay que hacer para fabricar el producto", dice Gerd Ceder, profesor de Ciencia de Materiales en la Universidad de California, Berkeley, que dirige un grupo de investigación de nuevos químicos para baterías.

Los fabricantes de automóviles, señala, pueden probar nuevos sistemas de baterías durante años antes de tomar una decisión de compra. Es difícil de invertir 500 millones dólares en la fabricación cuando tu empresa solo tiene 5 millones de dólares de financiación para un año.

Variedad de opciones

Muchos investigadores creen que el almacenamiento de energía tendrá que tomar una nueva química y forma física; y ya hay startups experimentando con distintas tecnologías: desde baterías de espuma hasta baterías transparentes y que tienen composiciones extrañas. La gran variedad de opciones está haciendo que ninguna de estas tecnologías esté consiguiendo financiamiento.

Por otro lado cada una de estas nuevas tecnologías genera nuevos problemas. Qichao Hu, el fundador de SolidEnergy Systems, ha desarrollado una batería de metal de litio (que tiene un ánodo metálico, distinto al grafito usado en las baterías tradicionales de iones de litio) que ofrece una densidad mejorada de energía sobre los dispositivos de hoy en día. Sin embargo, convertir una idea a un producto "es difícil para las baterías, ya que al mejorar un aspecto, se comprometen otros", dice Hu.

Escalabilidad

Incluso si se logran superar todas estas dificultades, es un problema llevar las baterías al mercado en búsqueda de compradores. Tanto Leyden Energy como A123 Systems fallaron después de desarrollar nuevos sistemas, ya que sus necesidades de efectivo subieron y la demanda no cumplió con las expectativas. Otras dos startups, Seeo y Sakti3, fueron adquiridas antes de llegar a la producción en masa y obtener ingresos significativos.

Mientras tanto, los tres grandes fabricantes de baterías Samsung, LG y Panasonic, están menos interesados ​​en utilizar nuevos compuestos químicos y por eso buscan mejoras graduales a sus productos existentes.

Por último, las empresas innovadoras y nuevas empresas se enfrentan a un problema importante que no les gusta mencionar: las baterías de iones de litio siguen mejorando. Aunque quizás, no a la velocidad necesaria.

 

FUENTES: MIT REVIEW


#batería #tesla #litio
Compartir Twittear Compartir