“Hemos llegado a la era biónica”: Premio Príncipe de Asturias a científico biónico

Gadgets, Wearables e Innovación

Por Sophimania Redacción
2 de Junio de 2016 a las 10:05
Compartir Twittear Compartir
“Hemos llegado a la era biónica”: Premio Príncipe de Asturias a científico biónico
ABC

El científico Hugh Herr acaba de recibir el premio Princesa de Asturias, al que ha sido nominado varios años. Sus investigaciones sobre exoesqueletos tienen muchas posibilidades para el trabajo de los astronautas en el espacio, es por eso que la NASA es uno de sus principales inversores. Su trabajo parece de ciencia ficción, pero tiene aplicaciones que ya están revolucionando la medicina y la ingeniería.

El ingeniero perdió sus piernas en 1982 luego de escalar una zona congelada en New Hampshire. Debido al congelamiento severo de sus piernas, tuvieron que ser amputadas. Empezó haciendo prótesis para él mismo y ahora, ha puesto de pie a muchas personas con su impresionante tecnología. Y ha seguido escalando montañas. Aquí, el resumen de una entrevista que dio para la ABC.

 ¿Hemos llegado a la era biónica?

Sí. Se está produciendo una fusión de campos clave relacionados con la biónica, como el aprendizaje de las máquinas, la ingeniería de tejidos o la robótica. Todas están convergiendo en este momento de la historia. Hay ejemplos de creaciones biónicas muy avanzadas.

¿Tiene que ver con la conexión con el aparato nervioso y con nuestros cerebros?

No es solo eso, también es mecánico. Las piernas artificiales que estamos desarrollando son mecánicamente similares a nuestros músculos, tendones y huesos. El resultado es que la estructura morfológica, unida a un control humano más profundo, da lugar a una integración de la electromecánica con la fisiología humana.

Todas las respuestas a los diseños de la biónica, ¿están en la naturaleza?

Cuando hablamos de biónico simplemente nos referimos a diseños que podrían ser con tejidos biológicos o sintéticos, pero que emulan o parten de la fisiología humana. La naturaleza a veces es para nosotros como una caja de galletas, de la que extraemos principios biológicos que utilizamos para diseños electromecánicos.

¿El objetivo es imitar o mejorar la naturaleza?

Eso depende del deseo de cada individuo. Hay gente con una patología en una extremidad que quiere recuperar la normalidad. Y hay gente con una fisiología normal que quiere mejorar su capacidad con un exoesqueleto.

¿Esa dirección no acabará cuestionando nuestra propia humanidad?

A medida que nos adentremos en el siglo XXI, nos preguntaremos una y otra vez qué significa ser humano. Si reemplazas las cuatro extremidades de un humano con máquinas, ¿es esa persona todavía humana? Este siglo tendrá que enfrentarse a cuestiones filosóficas muy interesantes sobre la naturaleza de lo humano.

También se pueden implantar extremidades biónicas en personas que no las han perdido, pero que tienen discapacidad o dolor

Si eres alguien que cojea o que vive con dolor y enciendes la tele y ves a alguien bailar y correr con piernas biónicas, no hay una razón para mantener las extremidades biológicas que no funcionan.

¿Por qué sus implantes parecen máquinas y no imitan la apariencia real?

Como diseñador, quiero que el paciente tenga la posibilidad de elegir estéticamente. Puede decidir poner un calcetín encima de la pierna biónica y que parezca normal. Quiero diseños que no parezcan humanos, pero que tengan forma humana. Son máquinas bellas, como un teléfono inteligente. Pero el paciente puede elegir una noche celebrar la belleza humana y otra noche celebrar la belleza de la máquina.

Todo esto empezó porque quería volver a la montaña. ¿Todavía escala?

Sí. El verano pasado estuve subiendo paredes en los Alpes y Dolomitas, en Italia. Y este verano espero hacer lo mismo.

 

Aquí la entrevista completa.


#principe de asturias #bionica
Compartir Twittear Compartir