4 de cada 10 personas son acosadas por “trolls” en internet

Redes Sociales

Por Sophimania Redacción
2 de Marzo de 2017 a las 20:56
Compartir Twittear Compartir
4 de cada 10 personas son acosadas por “trolls” en internet
Imagen: Kotaku

Ya sea Facebook, Twitter o un sitio web de noticias, los trolls mienten, se burlan y hasta atacan de manera persona utilizando acoso sexual y discursos de odio.

Una encuesta reciente de Pew Internet encontró que 4 de cada 10 personas en línea han sido acosadas, El trolleo se ha vuelto tan desenfrenado que varios sitios web incluso han recurrido a eliminar completamente los comentarios.

Muchos creen que el trolling es realizado por una pequeña minoría vocal de individuos sociopáticos. Pero en la encuesta de Pew Internet, se encontró que la gente puede ser influenciada por otros troll para ser trolls ellos mismos bajo las circunstancias adecuadas en una comunidad en línea. Mediante el análisis de 16 millones de comentarios realizados en CNN.com y la realización de un experimento controlado en línea, el equipo de investigadores de la Universiad Cornell lograron identificar dos factores clave que pueden llevar a la gente común a ser troll.

Reclutaron 667 participantes a través de una plataforma de crowdsourcing en línea y les pidieron que tomen un cuestionario, luego leyeron un artículo y participaron en discusiones. Cada participante vio el mismo artículo, pero a algunos se les dio una discusión que había comenzado con comentarios de trolls, mientras que otros vieron comentarios neutrales en su lugar. El trolleo fue definido como usar palabras soeces, racistas y hostigamiento.

El primer factor que parece influir en el trolleo es el estado de ánimo de una persona. En el experimento, las personas que se estaban en en estados de ánimo negativos eran mucho más propensas a iniciar el trolleo. Ademas, descubrieron que el hostigamiento cambia y fluye con la hora del día y el día de la semana, en sintonía con los patrones de humor. Es más frecuente por la noche, y menos frecuente por la mañana, y alcanza su máximo el lunes.

Además, descubrimos que un estado de ánimo negativo puede persistir más allá de los acontecimientos que provocaron esos sentimientos. Supongamos que una persona participa en una discusión donde otras personas escribieron comentarios de hostigamiento. Si esa persona va a participar en una discusión no relacionada, queda propensa a hostigar en la otra discusión.

El segundo factor es el contexto de una discusión. Si una discusión comienza con un "comentario troll", entonces es dos veces más probable que otros participantes hagan lo mismo más adelante, en comparación con una discusión que no comienza con un comentario troll. Cuantos más trolles se sumen a la discusión, más se contagiarán los participantes. Estos resultados muestran cómo los comentarios iniciales en una discusión establecen un precedente fuerte y duradero para el trolleo posterior.

Para comprobar si su teoría era correcta, el equipo utilizó algoritmos de aprendizaje en sus computadoras para pronosticar si una persona iba a trollear en los comentarios y acertaron el 80 % de las veces. Curiosamente, el estado de ánimo y el contexto de discusión fueron juntos un indicador mucho más fuerte.

Puesto que el trolling es situacional, y la gente común puede ser influenciada al troll, tal comportamiento puede terminar extendiéndose de persona a persona. Un solo comentario de troll en una discusión, puede alterar el estado de ánimo de otros y contagiarlo.

Entender por qué alguien actúa como un troll nos permite prevenir que suceda, moderando mejor los comentarios e intervenir y bloquear situaciones agresivas para evitar que se propague.  Incluso puede ser importante utilizar algoritmos de aprendizaje que detecten este comportamiento violento y filtrar el contenido indeseable con mucha mayor velocidad.

Las intervenciones sociales también pueden reducir el trolleo. Si permitimos a la gente retractarse de los comentarios publicados recientemente, entonces podemos ser capaces de minimizar el daño. Es buena idea tener normas para la publicación y hacerlas respetar.  

Sin embargo, hay trolls que son mucho más agresivos y que tienen como objetivo intimidar constantemente a una persona o grupo de personas, estos son los que tendrían mayores rasgos psicopáticos (disfrutar con la intimidación, poco control de la impulsividad en situaciones de cólera, etc). Lo mejor en estos casos es eliminar rápidamente sus comentarios y exponer su comportamiento para prevenir a los otros.

 

FUENTE: LiveScience


#trolls #acoso #internet
Compartir Twittear Compartir