Hallazgos paleontológicos nacionales de reconocimiento mundial son ignorados en el Perú

Redes Sociales

Por Rodolfo Salas
24 de Diciembre de 2011 a las 09:15
Compartir Twittear Compartir
Hallazgos paleontológicos nacionales de reconocimiento mundial son ignorados en el Perú

¿Se puede hacer investigación científica de impacto mundial en el Perú? La respuesta es un rotundo sí, pero muy probablemente no. Explicaré esta aparente contradicción desde mi experiencia en paleontología de vertebrados. Cara y sello de esta realidad.

Parte I : Cara

En los últimos años, numerosos hallazgos paleontológicos en todo el territorio nacional indican que nuestro país tiene un potencial en fósiles de vertebrados anteriormente ignorado.

Estos hallazgos una vez plasmados como publicaciones en revistas científicas especializadas de gran impacto –el objetivo y garantía de autenticidad de cualquier investigación– han contribuido de manera sustancial, no solo al entendimiento de la historia de la vida en la región, sino a resolver interrogantes de larga data en paleontología.

Por ejemplo, el pingüino fósil con plumas Inkayacu paracasensis de 36 millones de años de antigüedad hallado en Paracas (Ica) y publicado en Science, o el Livyatan melvillei, el más grande hipercarnívoro de los mares del mundo descubierto en Ocucaje (Ica) y publicado en Nature, han sido considerados entre los más importantes descubrimientos científicos del 2010.

En el 2011, publicamos el revelador hallazgo de fósiles de roedores caviomorfos (ancestros del cuy y el capibara) de 42 millones de años de antigüedad, casi 10 millones de años más antiguos que otros fósiles de roedores conocidos en América.

El extremo parecido de estos fósiles con sus pares africanos da solidez a la cuestionada hipótesis que plantea que los abuelos de estos roedores migraron desde África a través del Atlántico, posiblemente en balsas naturales. Esto explica la primera parte de la respuesta: sí se puede hacer investigación científica de trascendencia mundial en el Perú.

Parte II : Sello

La segunda parte de la respuesta es un choque de bruces con nuestra realidad. La investigación científica en el Perú es muy reducida, pero no porque los científicos peruanos seamos ociosos y mediocres, sino porque para cada poro de nuestra sociedad, el desarrollo de la investigación y del conocimiento científico nacional es un detalle que no marca la pauta, y aún mucho menos, merece su atención.

No extrañaría escuchar a algún político o legislador preguntar: ¿Para qué gastar dinero en desarrollo de conocimiento que otras naciones pueden prodigar, especialmente si ese conocimiento no tiene ninguna aplicación directa, y seguro ni indirecta, en el galopante crecimiento económico de nuestro país?

En el Perú, el Estado prácticamente no invierte dinero en investigación científica, como sí lo hacen países vecinos en niveles sustanciales que empiezan a dar frutos concretos.

Nuestro trabajo en paleontología de vertebrados ha dependido hasta ahora de la colaboración internacional, que aunque pequeña, ha hecho posible en gran medida empezar una línea de investigación competente.

La poca valoración que el Estado le da a la ciencia se refleja en el resto de la sociedad. Por ejemplo, mientras la prensa mundial cubría con insistencia los resultados de las investigaciones científicas que hicimos en los últimos años, la prensa local generalmente permanecía ajena o, en algunos casos, solo se colgaba de las notas que ofrecían las agencias internacionales de noticias; pero sí se entretenía durante semanas con escandaletes pseudocientíficos, como las famosas "momias extraterrestres".

A pesar de las limitaciones y la falta de apoyo gubernamental, los científicos peruanos se las ingenian para hacer investigaciones de primer nivel. Lo que podemos hallar en el Museo de Historia Natural es un buen ejemplo de ese incansable esfuerzo.

Le contesto con paciencia y esperanza al politico o legislador, que todos los países civilizados del mundo entendieron hace mucho tiempo que tanto el avance científico como tecnológico son la piedra angular del desarrollo de sus sociedades.

Hay disciplinas científicas, como la paleontología de vertebrados, que no requiere costosos equipos o infraestructura sofisticada para alcanzar niveles de investigación remarcables. Sus hallazgos no sólo nos ayudan a comprender el origen y evolución de nuestro habitat y los animales que la han poblado desde siempre, sino que nos asiste también para comprender los cambios geográficos, geológcos, ecológicos, climáticos a través de los miles y millones de años, informaciones que pueden servir también para enfrentar problemas actuales.

Como otras ciencias, su desarrollo puede ser fundamental para enfrentar el futuro con las invalorables herramientas que brinda el conocimiento.

Rodolfo Salas Gismondi
Departamento de Paleontología de Vertebrados, Museo de Historia Natural, UNMSM


Compartir Twittear Compartir