La tecnología ha creado más puestos de trabajo de los que ha destruido.

Redes Sociales

Por Sophimania Redacción
27 de Agosto de 2015 a las 15:22
Compartir Twittear Compartir
La tecnología ha creado más puestos de trabajo de los que ha destruido.

Un estudio realizado en Inglaterra y Gales encontró que la llegada de las máquinas, desde 1871, ha sido una fuente de empleo en vez de hacer que la mano de obra humana desaparezca.

 

En 1800 fueron los luditas quienes atacaron las máquinas de tejer. En estos días es el personal de las tiendas por departamento los que se preocupan por las cajas automáticas. Tarde o temprano, los taxistas serán los siguientes en ver con recelo a los vehículos autónomos.

La batalla entre el hombre y la máquina se remonta siglos. ¿Están, las maquinas, quedándose con nuestros empleos? ¿O están simplemente aliviando nuestra carga de trabajo?

Un estudio realizado por economistas de la consultora transnacional Deloitte, mediante el rastreo de censos en Inglaterra y Gales remontándose hasta 1871, arroja una nueva luz sobre la relación entre empleo y el aumento de la tecnología.

Su conclusión es bastante positiva: en lugar de destruir puestos de trabajo, la tecnología ha sido una "gran máquina generadora de empleo". Los hallazgos hechos por Deloitte señalan que, desde la década de 1950, ha habido un aumento de hasta cuatro veces en el personal que trabaja en bares, o un aumento en el número de peluquerías. Lo cual sugiere que la tecnología ha aumentado el poder adquisitivo de la gente, por lo tanto,  creando nueva demanda y nuevos puestos de trabajo.

Su estudio sostiene que el debate se ha sesgado hacia los efectos destructivos de los cambios tecnológicos, los cuales son más fáciles de observar que los aspectos creativos.

Si uno toma en cuenta las últimas cifras de empleo, se presenta un panorama más equilibrado, dicen los autores Ian Stewart, Debapratim De y Alex Cole.

"La tendencia dominante es la contracción del empleo en agricultura y manufactura, pero se compensa con un rápido crecimiento en los sectores de servicios, cuidado, creativo, tecnología y negocios", escriben.

"Las máquinas realizarán tareas más repetitivas y laboriosas, pero no parece posible que eliminen la necesidad de trabajo humano, al menos por los siguientes 150 años."

Estos son los principales resultados del estudio:

Los trabajos más peligrosos, duros y aburridos han disminuido

cuadro1 agricultura

En algunos sectores, la tecnología claramente ha reducido empleos, pero Stewart y sus colegas se preguntan si en realidad son trabajos que la gente querría hacer. La tecnología sustituye directamente la fuerza física humana y, al hacerlo, aumenta la productividad y reduce el empleo.

"En el Reino Unido el primer sector en sentir este efecto, en cualquier escala, fue la agricultura", dice el estudio.

En 1871, 6,6% de la plantilla de Inglaterra y Gales fue clasificada como trabajadores agrícolas. Hoy ha caído hasta el 0,2%, un descenso del 95%.

cuadro2 lavandera

Los datos del censo también proporcionan una visión del impacto sobre el empleo en un sector otrora grande, pero ahora casi olvidado. En 1901, en una población de Inglaterra y Gales de 32,5 millones, 200.000 personas se dedicaban a lavar la ropa. Para el año 2011, con una población de 56,1 millones, sólo 35.000 personas trabajaban en el sector.

"Nuevas tecnologías, agua potable, electricidad y lavadoras automáticas asequibles han hecho que la gente ahora use las grandes lavanderías y evite la monotonía de lavar a mano", dice el informe.

Las profesiones de atención y cuidado han aumentado

El informe cita un "cambio profundo" de la mano de obra y su papel histórico como una fuente de poder, hacia el cuidado, la educación y la prestación de servicios a los demás.

Se encontró un aumento de 909% en auxiliares de enfermería y asistentes en las últimas dos décadas. El análisis de la encuesta de población económicamente activa del Reino Unido de la Oficina Nacional de Estadísticas indica que el número de estos trabajadores se elevó de 29.743 a 300.201 entre 1992 y 2014.

En el mismo período hubo también un

$1-       Aumento del 580% en la enseñanza y asistentes educativos

$1-       Aumento del 183% en los trabajadores sociales, de vivienda, y de apoyo a la comunidad

$1-       Aumento del 168% en los trabajadores de atención y las carreras caseras

Por otro lado, hubo una

$1-       Caída del 79% en los tejedores y tejedoras de 24.009 a 4.961

$1-       Caída del 57% en los mecanógrafos

$1-       Caída del 50% en secretarias

La tecnología ha impulsado puestos de trabajo en sectores que requieren de conocimiento

cuadro4 contadores

En algunos sectores, que incluyen medicina, educación y servicios profesionales, la tecnología ha aumentado la productividad y el empleo ha aumentado al mismo tiempo, dice el informe.

"Fácil acceso a la información y el ritmo acelerado de la comunicación han revolucionado la mayoría de las industrias basadas en el conocimiento", dicen los autores. Al mismo tiempo, el alza en los sueldos ha aumentado la demanda de servicios profesionales.

Por ejemplo, el censo de 1871 registra que hubo 9.832 contadores en Inglaterra y Gales; y que ha aumentado veinte veces en los últimos 140 años a 215.678.

La tecnología ha generado el consumo de más lujos

cuadro5 barmen

El progreso tecnológico ha reducido los precios de los elementos esenciales, como los alimentos; y el precio de los artículos para el hogar ahora son más grandes, como los televisores y los aparatos de cocina. El precio real de los coches en el Reino Unido se ha reducido a la mitad en los últimos 25 años, señala Stewart.

Eso deja más dinero para gastar en tiempo libre, y crea una nueva demanda y nuevos puestos de trabajo, quizás eso explica el gran aumento de personal en bares, añade.

"A pesar que los pub tradicionales han disminuido, los datos del censo muestran que el número de personas empleadas en los bares se cuadruplicó entre 1951 y 2011", dice el informe.

... Y dejó más dinero para el cuidado personal

cuadro6 peluqueras

Concluyendo que "el valor del trabajo en la economía no es fijo", el informe cita el aumento de los peluqueros como prueba de que mientras en una vía se cierra el mercado de trabajo, en otra se abre.

Los economistas de Deloitte creen que el aumento de ingresos ha permitido a los consumidores gastar más en servicios personales, tales como el aseo. Eso a su vez ha impulsado el empleo de, por ejemplo, los peluqueros.

Visto de esta manera la llegada de nuevas tecnologías significaría un mejoramiento en nuestra calidad de vida, y si queremos seguir siendo competitivos en el ámbito laboral, deberemos estar adquiriendo constantemente nuevos conocimientos.  

 

FUENTE: THE GUARDIAN


Compartir Twittear Compartir