Perú: Denuncian que pseudo-paleontólogo estafó al Ministerio de Cultura y a 14 países

Dinosaurios, Paleontología y Arqueología

Por Rodolfo Salas
6 de Febrero de 2017 a las 12:12
Compartir Twittear Compartir
Perú: Denuncian que pseudo-paleontólogo estafó al Ministerio de Cultura y a 14 países
Foto: Sophimania

El primer congreso internacional de paleontología celebrado en el Perú terminó con los participantes de más de 14 países estafados. Los que conocemos desde hace años al organizador del evento, Carlos Vildoso, teníamos suficientes argumentos para pensar que el congreso estaba condenado al fracaso. Por esta razón, desde el inicio, el equipo científico del Museo de Historia Natural, UNMSM (MHN), decidió no participar en el mismo (bajo ningún término) pues hacerlo significaba facilitar la consumación de una estafa que ha afectado la reputación del Perú en círculos científicos internacionales. 

Durante el VIII Congreso Latinoamericano de Paleontología celebrado en Guanajuato (México), Carlos A. Vildoso Morales, presidente de la asociación civil “Instituto Peruano de Estudios en Paleovertebrados” (IPEP), fue elegido para presidir y organizar en Lima la siguiente versión de ese importante evento. El congreso se llevaría a cabo del 20 al 24 de setiembre del 2016 en las instalaciones de la sede central del Ministerio de Cultura. La organización la compartieron el IPEP, el Ministerio de Cultura (a través del Biol. José Apolín) y la Universidad de Piura (a través del Dr. Jean-Noel Martínez). 

Los organizadores habían anunciado la participación de destacados paleontólogos internacionales (Álvaro Mones, Uruguay; Richard Fariña, Uruguay; Matthew Lamanna, USA; Michel Laurin, Francia; Francisco Vega, México; Pablo Puerta, Argentina; Pedro Luna, Brasil; entre otros) para realizar simposios especializados, conferencias plenarias, cursos, etc. Además, se programaron tres salidas de campo post-congreso (costo no incluido en la tarifa de inscripción) para que los asistentes nacionales e internacionales conozcan importantes sitios paleontológicos en el territorio nacional (Ocucaje, Ica; Cuenca de los Conchucos, Ancash; La Brea Negritos, Piura). Incluso se ofreció sortear entre los asistentes al IXCLP, 30 pasajes y estadías gratuitas de cuatro días para visitar Cuzco y Machu Picchu. Según la página Facebook del IPEP, el 26 de mayo (cuatro meses antes del evento) habían “152 inscritos (para asistir al congreso) pertenecientes a 14 países…” y “…sponsors que van llegando con la mejor disposición”. Debido a que este evento ayudaría al desarrollo de Lima como ciudad de reuniones internacionales, el IPEP recibió el título “Embajador de la Ciudad de Lima” (2015) de parte del Buró de Convenciones y Visitantes de Lima. El Congreso de la República no se quedó atrás y envió un saludo al “Dr.” Carlos Vildoso, al Biól. José Apolín y al Dr. Jean Noel Martínez (ver aquí).  

El IXCLP se realizó con serios problemas de organización (en palabras de los mismos organizadores), pero lo realmente grave fue que ninguno de estos compromisos adquiridos se cumplió. Los científicos invitados previamente mencionados nunca recibieron los pasajes aéreos ofrecidos para su traslado a Lima. En cambio recibieron, durante meses, mensaje tras mensaje con excusas por los retrasos en la entrega de los pasajes, incluso dos días antes del evento. Los pasajes jamás llegaron (ver aquí). Los científicos con ponencias especiales que acudieron al evento fueron aquellos que viajaron a Lima pagando su propio pasaje. Las salidas de campo, ya pagadas por los participantes interesados, no solo no se realizaron, sino que el dinero no le fue devuelto a los inscritos. Se anunciaron los ganadores del concurso “viaje gratuito a Cuzco” pero los premios nunca se entregaron (ver aquí). Los participantes no recibieron comprobantes de lo pagado. El último día del congreso, los participantes se mostraron indignados pues sentían que habían sido estafados y que su buena fe había sido traicionada. El encargado del manejo de los fondos y la administración del evento fue Carlos Vildoso. 

Conocí a Vildoso en 1992 cuando regresó de Argentina alegando haber terminado la carrera de paleontología en la Universidad de La Plata (ULP). En esa época, él fue contratado por el Museo de la Nación (Instituto Nacional de Cultural, Lima) para colectar y armar un esqueleto de mastodonte y uno de megaterio (perezoso gigante). Documentos de esa época emitidos por el mismo Museo de la Nación y destacados científicos (ver aquí aquí) indican que Vildoso ingresaba desmonte en cajas de cartón al Museo pretendiendo que eran huesos fósiles; paralelamente, iba creando huesos con yeso y fierro para hacerlos pasar como reales. En aquel entonces fue para mí una sorpresa y gran decepción pues lo tenía en alta estima ya que era prácticamente mi única ventana a la ciencia que tanto me apasionaba, la paleontología. Sin embargo, yo fui una de las personas que reportó este hecho a las autoridades del Museo. Además, en cartas del Dr. Rosendo Pascual (ULP) al Prof. Hernando de Macedo del Museo de Historia Natural de Lima, se reveló que Vildoso nunca terminó la carrera, que solo había aprobado 3 cursos y que además había estado involucrado en problemas que afectaron la marcha del departamento científico del Museo de La Plata (ver aquí aquí). 

En 1995, en represalia por haberlo puesto en evidencia, Vildoso convenció a una periodista española del programa La Clave, que Mario Urbina (ahora colaborador e investigador del MHN) y yo éramos traficantes de fósiles. La periodista editó escenas y diálogos del reportaje para que pareciera que nosotros le ofrecíamos fósiles en venta. Vildoso aparece en el video acusándonos y diciendo que él y su familia habían recibido amenazas. Este reportaje mereció una investigación del Ministerio Público cuyas pesquisas desmintieron las acusaciones y determinaron que estas se debían a “fricciones personales” con Mario Urbina, como el mismo Vildoso lo admitió (ver aquí). La investigación resolvió que no había lugar a formular denuncia penal en nuestra contra. En pleno conocimiento de esta resolución, Vildoso sigue utilizando ese video con el propósito de desacreditarnos y manchar nuestra honra. 

En los últimos años, además de inventar descubrimientos paleontológicos, ha terminado siempre con problemas en cada compromiso adquirido, entre ellos con la Minera Antamina y en la exhibición de Dinosaurios Animatrónicos en Plaza Lima Norte. Autodenominándose doctor, escudándose en un falso interés científico, beneficiándose de la casi nula corroboración científica de la prensa peruana, aprovechándose de la buena fe de las personas, mintiendo para generar duda, y amenazando para atemorizar al que pretende desenmascararlo (ver aquí), Vildoso ha podido hasta ahora, más de 20 años después, continuar con sus fechorías. Es así que varios medios de comunicación han y siguen difundiendo su labor “científica”. Recientes publicaciones en congresos internacionales han denunciado estos casos de fraude e intrusismo científico con los que ha lidiado la paleontología peruana en los últimos años (ver aquí aquí) y que están afectando la imagen de la comunidad científica peruana; como si no bastaran las limitaciones que tenemos los científicos en nuestro país, también tenemos que enfrentar estas situaciones. Se suma a esta triste realidad, la existencia de páginas de Facebook anónimas con el propósito de insultar a los miembros de nuestra institución con calificativos racistas, sexistas y homofóbicos. 

Teniendo conocimiento de todos estos antecedentes, por ningún motivo hubiéramos aceptado formar parte de la organización (ni de ninguna manera) de este evento. Cuando el Ministerio de Cultura, representado por José Apolín, y la Universidad de Piura, representada por el Dr. Jean-Noel Martínez decidieron coorganizar el evento de la mano del IPEP, Vildoso recibió el respaldo gubernamental y científico que requería. No solo eso. Gracias a que el Ministerio de Cultura cedió sus instalaciones para alojar el IXCLP, la comisión de organización se ahorró de gastar el ítem más costoso en la realización de un evento: los servicios de un lujoso hotel con salas de convenciones, costo que normalmente se asume con los pagos de las inscripciones. Increíblemente, Vildoso ahora denuncia que sus propios socios en la organización del evento lo traicionaron. Las partes aludidas no se han pronunciado al respecto. 

Por el bien de la verdad y la transparencia, las partes involucradas deberían pronunciarse abiertamente y denunciar a los responsables de la estafa ocurrida en el IXCLP en Lima. ¿Cómo se explica que el Ministerio de Cultura haya avalado un evento organizado por un personaje sin ningún respaldo académico y que años antes había estafado a la misma institución (¿Instituto Nacional de Cultura)? Esperemos que este largo y desafortunado capítulo de la pseudo-paleontología peruana termine pronto y de una vez por todas.

Los documentos que respaldan las aseveraciones de esta crónica se encuentran disponibles aquí.


Rodolfo Salas-Gismondi es paleontólogo, Ph.D. Postdoctoral Researcher para el SmithsonianTropical Research Institute, Panama y encargado del Departamento de Paleontología de Vertebrados del Museo de Historia Natural - UNMSM del Perú


#peru #paleontologia
Compartir Twittear Compartir