Estudio: La vida compleja pudo haberse desarrollado más de una vez en la Tierra

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
18 de Enero de 2017 a las 10:23
Compartir Twittear Compartir
Estudio: La vida compleja pudo haberse desarrollado más de una vez en la Tierra
La vida compleja pudo haber aparecido más de una vez. Foto: Internet

Generalmente se piensa que la evolución de la vida compleja fue un evento único, que ocurrió una sola vez en 4.5 mil millones de años. Sin embargo, una nueva investigación sugiere que las condiciones adecuadas para que las células complejas evolucionaran y murieran al menos una vez ya existieron antes de que comenzara nuestro linaje. Lo cual quiere decir que hace miles de millones de años, podría haber habido otras formas de vida complejas en el planeta, totalmente ajenas a todo lo que conocemos en la Tierra hoy en día.

La Tierra ha existido por 4.5 mil millones de años y alrededor de 3.7 mil millones de años atrás, mientras el planeta seguía siendo relativamente fresco, surgieron dos de los tres reinos de la vida que conocemos hoy en día (bacterias y arqueas).

Se cree que estos simples organismos unicelulares sobrevivieron durante miles de millones, hasta hace alrededor de 1,75 millones de años, cuando apareció el tercer reino de la vida, los eucariotas, los cuales abarcan todos los organismos complejos del planeta, incluidos los animales (nosotros), las plantas, los hongos y los protistas.

Todavía se discute exactamente cómo surgieron los eucariotas, pero la hipótesis más aceptada es que una bacteria se tragó una célula arquea, y los dos desarrollaron una relación simbiótica que les permitió trabajar juntos para hacerse más compleja. Finalmente, las arqueas se convirtieron en las mitocondrias que vemos en nuestras células hoy.

Aunque aún hay debates sobre si esa hipótesis es correcta o no, los investigadores creen que el evento sólo podría suceder gracias al momento en el que ocurrió, la razón por la que no vimos eucariotas antes es porque simplemente no había suficiente oxígeno en nuestra atmósfera.

La teoría mejor aceptada sobre el incremento del oxígeno es que empezó a crecer hace miles de millones de años gracias a las cianobacterias. Este proceso demoró mucho tiempo (hasta hace aproximadamente 1.600 millones de años) en llegar a niveles que eran adecuados para la vida compleja…. Al menos, eso es lo que siempre se pensó.

Ahora, un nuevo estudio de la Universidad de Washington publicada en Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, ha encontrado evidencia de que había suficiente oxígeno en la atmósfera de la Tierra entre 2.4 y 2 mil millones de años antes de que volviera a caer repentinamente. Esto sugiere que los ingredientes para la vida compleja estaban presentes antes de la primera evidencia fósil de los eucariotas.

"Hay pruebas fósiles de células complejas que se remontan a 1.75 millones de años", dijo el astrobiólogo Roger Buick. "Pero el fósil más antiguo (encontrado) no es necesariamente el más antiguo que jamás haya vivido, porque las posibilidades de ser preservado como fósil son bastante bajas" añade.

"Esta investigación demuestra que había suficiente oxígeno en el medio ambiente para permitir que las células complejas hayan evolucionado y que se hicieran ecológicamente importantes antes de que hubiera evidencia fósil", agregó. "Eso no significa que lo hicieron, sino que podrían haberlo hecho".

Ese último punto es bastante importante porque hasta ahora, nadie ha encontrado evidencia fósil o de ADN de esta vida compleja anterior. Lo que el equipo afirma es que los ingredientes estuvieron allí para que haya evolucionado cientos de millones de años antes del primer eucariota, pero todavía no estamos seguros si eso realmente ocurrió.

Sin embargo, así como la investigación demostró que hubo una temprana "burbuja de oxígeno” en la atmósfera, también descubrió que esta se estrelló poco tiempo después; lo que probablemente habría matado las formas de vida.

Para averiguarlo, el equipo analizó las huellas del elemento químico selenio atrapado en pedazos de esquisto sedimentario que databan entre 2.4 y 2 mil millones de años atrás. Estaban buscando si el selenio había sido cambiado u oxidado por la presencia de oxígeno, una reacción que deja una firma en la proporción de isótopos de selenio almacenados en las rocas.

Tradicionalmente, se creía que el oxígeno en la Tierra tenía una historia de "nada, luego un poco, luego mucho", dijo Buick. "Pero lo que parece ahora es que hubo un período de un cuarto de billón de años más o menos, donde el oxígeno se elevó y luego se hundió de nuevo".

No habría sido suficiente tiempo para que la vida compleja se diversificara y se apoderara del planeta, pero es posible que algunos organismos complejos pudieran haber surgido antes de morir de nuevo cuando el oxígeno se acabó.

En el pasado, los investigadores habían predicho que este aumento temprano del oxígeno (conocido como el "exceso de oxígeno") pudo haber ocurrido, pero ésta es la primera vez que se ha estudiado en detalle.

De momento, los científicos no saben qué cosa hizo que los niveles de oxígeno de la Tierra se elevaran desde el principio, sólo para volverse a estrellar. "Esa es la pregunta de un millón de dólares", dijo una de las investigadoras, Eva Stüeken, de la Universidad de St Andrews en Escocia. "No se sabe por qué sucedió, y por qué terminó".

"Es un momento sin precedentes en la historia de la Tierra", agregó Buick. "Si nos fijamos en el registro de isótopos de selenio a través del tiempo, es un intervalo único, si usted mira antes y después, todo es diferente" finaliza.

Por un lado, la técnica usada para este descubrimiento podría algún día ser usada para medir los niveles históricos de oxígeno en planetas similares a la Tierra fuera de nuestro Sistema Solar, como una forma de evaluar si podrían haber sido anfitriones de la vida. Y por otro lado, este hallazgo nos hace saber que la vida tal y como la conocemos no es tan rara y única como alguna vez pensamos.

 

FUENTES: SCIENCEDAILY, SCIENCE ALERT, NEW SCIENTIST


#tierra #vida compleja
Compartir Twittear Compartir